Es hora de exigir nuestras libertades

Pic4 (1) (1)

Por Richard A. Cores

En un momento de reflexión, recordaba las palabras sabias de un gran héroe y líder de los derechos civiles en la historia de los Estados Unidos, el Dr. Martin Luther King, Jr.  Él dijo que “la libertad nunca es voluntariamente otorgada por el opresor; debe ser exigida por el que está siendo oprimido.”  

Pensé en todos esos cubanos que quisieran poder decir públicamente lo que realmente piensan y que no pueden por temor a ser perseguidos o castigados por su propio gobierno.  Esos ciudadanos cubanos los cuales quisieran tener la libertad de expresarse libremente ya sea en palabras, en obras de arte, y hasta en libros que germinan en sus intelectos solo para atrofiarse y morir al nunca ser publicados.  Estos derechos, los cuales disfrutan la mayoría de personas civilizadas alrededor del mundo, también fueron reconocidos por Cuba (al menos en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York) un 28 de febrero del 2008 cuando el Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba en aquel momento, Felipe Pérez Roque, firmó dos convenios internacionales sobre derechos humanos.

Al firmar el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, los Estados signatarios (incluyendo a Cuba) se comprometieron a:

(Artículo  1). Respetar y proteger los derechos de su pueblo a la libre determinación y de establecer libremente su condición política, su desarrollo económico, social y cultural

(Artículo  9). El derecho a la libertad, la seguridad personal, y a no ser sometido a detención o prisión arbitrarias

(Artículo 12). El derecho a salir y entrar libremente de su país

(Artículo 18). El derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión, incluyendo la libertad de manifestar sus creencias tanto en público como en privado

(Artículo 19). El derecho a la libertad de expresión, de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección

(Artículos 21 y 22). El derecho de reunirse y asociarse pacíficamente y libremente con otras personas.

Existen otros articulos de suma mportancia, incluyendo los recogidos en el segundo acuerdo, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (también firmado por Cuba), el cual exige a los Estados signatarios proteger el derecho de toda persona a un salario equitativo, y otras libertades las cuales son continuamente violadas y pisoteadas por el gobierno Cubano mientras dice protegerlas.

Nuestro héroe Nacional José Martí decía que ”Los derechos se toman, no se piden, se arrancan, no se mendigan”.

Mi reflexión no está manchada por odio, por quejas vacías, y mucho menos derrota.  En verdad, siento que hoy más que nunca es necesario tener un espíritu de esperanza basado en ideas concretas y en principios sólidos que traerán cambios tangibles al pueblo cubano.

¡Ya basta de tanta apatía, fracaso e injusticia! Es hora de volver a creer que un cambio es posible.  Este es el momento perfecto de exigirle al opresor, tal como dijo el Dr. King, esa libertad que no han querido otorgar al pueblo cubano.  Es tiempo de exigir el derecho a un debate público y respetuoso para discutir abiertamente y sin temor a represalia temas de gobernanza justa, de una economía próspera para todos, de un mejor sistema educativo, de acceso libre al Internet, y muchísimos más.

La única manera que esto puede ocurrir sin derramar sangre ni fomentar más violencia, es a través del diálogo civil y de formar una nueva conciencia colectiva cívica y coherente en el pueblo cubano.  Tal vez este método sea visto con escepticismo por algunos, pero creo que ciertamente traerá frutos duraderos en un futuro cercano.

Yo sí creo en una Cuba llena de talento, de fuerza innata, y de jóvenes que claman por ver una patria moderna, desarrollada y próspera aunque todavía no sepan cómo efectuar estos cambios.  Esa es la necesidad que queremos  suplir con perspectivas frescas, con sentido común y con fundamento.  Sean bienvenidos el cambio y la esperanza que reemplazarán el conformismo y la apatía en los jóvenes cubanos para que así exijan lo que les pertenecen por derecho.

Comentarios con Facebook

comments

6 comments on “Es hora de exigir nuestras libertades
  1. Y eso que en ese entonces (año 1999) yo no había abierto los ojos con respecto al Sistema Totalitario Cubano (Injusto, Ineficiente, etc, etc), estos son algunos fragmentos de la carta (disculpen si no es apropiado poner este tipo de comentarios tan extensos):
    “… Hay muchos jóvenes desmotivados y desestimulados, pues no importa cuánto se esfuercen por superarse o cuanto trabajen, siempre recibirán el mismo sueldo insuficiente. Y no es que el dinero lo sea todo, pero vivimos en una sociedad que te impone un nivel de vida, que para no estar enajenados debemos estar en la media y con el sueldo no se está ni por debajo de la media. Con el salario no alcanza ni para comer, mucho menos para comprarle zapatos a los hijos, mochilas para la escuela y todo lo que necesitan. Aunque esas cosas materiales no son lo más importante como lo es la salud y la educación que tienen garantizadas, es muy difícil explicarles a nuestros pequeños porque la mayoría tiene cosas que no podemos comprarles con nuestro salario a ellos.
    Las personas se han acostumbrado hace algún tiempo a vivir de ingresos que no provienen sólo del salario. En cada núcleo familiar a menudo hay uno o más miembros que obtienen dinero de diversas maneras como viajes al extranjero, propinas en el turismo, rentando cuartos de la casa, criando cerdos, trabajando en un segundo trabajo por cuenta propia; o en el más dañino de los casos, robándole al estado. Las personas se han acostumbrado a robarle al estado y se ha convertido en algo tan normal que no es repudiado socialmente como lo es robarle a un particular, y a veces oímos en la calle “él está luchando, su familia tiene que comer”.
    Todos sabemos que el salario no alcanza, incluso ha sido reconocido por algunos dirigentes, estoy consciente que el estado en su situación económica actual no puede subir los sueldos sin tener un respaldo en producción. Pero, ¿Qué podemos hacer para que esta situación cambie? Pudiéramos estimular el trabajo individual, que en muchos casos es más eficiente que el estatal. Hay trabajadores por cuenta propia que trabajan hasta por la noche, descansando un solo día a la semana y por el contrario los estatales trabajan lo menos posible, pensando sólo en irse a su casa. Esta situación se manifiesta en casi toda la sociedad, algunas personas no cuidan la propiedad del estado y se llevan todo lo que esté a su alcance. Sin embargo los que trabajan por cuenta propia lo hacen con tantos deseos que se nota la diferencia del servicio y es increíble como cuidan los medios de trabajo. El estado a veces trata de eliminar a los cuentapropistas con trabas burocráticas e imponiéndoles precios para los clientes que no dan ganancias, comparados con los que ellos tienen que pagar por las materias primas.
    En nuestro país hay muchas cosas gratis y otras subsidiadas, todo esto gracias al esfuerzo del pueblo trabajador y a que el estado reparte los frutos del trabajo a todos por igual, bueno, a casi todos por igual, porque aunque es el máximo objetivo de la máxima dirección del país, hay algunos recursos que toman otro curso y no llegan a la base de la gran pirámide organizativa de nuestro país.
    En estos tiempos hay muchas personas que no trabajan, otras que trabajan en esferas improductivas y son los menos los que trabajan produciendo bienes y servicios. Son estos últimos los que llevan sobre sus hombros todo el bienestar social del país. Me parece injusto que los que trabajan tengan que pagar parte de los gastos de los que no trabajan, los cuales viven a veces mejor porque dedican su tiempo a hacer negocios, muchas veces ilegales, como comprar y vender dólares o cosas robadas. Tampoco me parece justo tener que pagar por tanta burocracia y por algunos sectores improductivos, a los cuales aparte de gratuidades y subsidios hay que pagarles el salario y encima de eso somos víctimas de su burocracia.
    Uno de los servicios subsidiados y que es privilegio de algunos es la telefonía fija, espero que algún día todos tengamos derecho a ese servicio como hoy lo tenemos a la telefonía móvil, pero a precios más razonables; tal vez para ese entonces también podamos todos usar Internet. Otra de las tantas cosas subsidiadas son las reservaciones a restaurantes, centros recreativos y hoteles. A estas reservaciones van los trabajadores vanguardias, rectifico, debieran ir los trabajadores vanguardias, porque en realidad la mayoría de los beneficiados son algunos dirigentes y sus familias; amigos y familiares de los que las reparten; algunos adinerados que las pueden pagar a sobreprecio y por supuesto los que reparten dichas reservaciones. Y me pregunto ¿es justo que trabajemos todo el año para pagarles las vacaciones a esas personas?
    Con la cantidad de trabas y prohibiciones actuales es muy difícil avanzar. Las mismas empresas se encuentran atadas de pies y manos para hacer compras y tomar decisiones, lo que conlleva a la ineficiencia e improductividad. Hay muchas prohibiciones que parecen absurdas; no se puede comprar ni vender un carro, una casa y en algunos casos ni siquiera cosas que salen del fruto de nuestro propio trabajo, como la leche o el yogurt que sacamos de un par de vacas que criamos con inmenso sacrificio. Los campesinos se ven desestimulados a producir en ocasiones, pues el estado les quiere comprar las cosas a precios baratos, muy por debajo de los precios del mercado libre, sin tener en cuenta que ellos tienen que comprar las cosas en las tiendas en divisas a precios monopólicos y astronómicos.
    Tenemos maestros y médicos que son héroes y se han mantenido con la moral más alta que el pico turquino a pesar de las penurias y necesidades de estos años. Por eso es tan triste enterarse de maestros que piden y exigen regalos, tratando mejor a aquéllos niños o estudiantes que sean más generosos. En ocasiones dan repasos en horas extra-clase, los cuales cobran como clases particulares a sus propios alumnos, garantizando el aprobado a estos. Hay una tendencia preocupante de que los profesores estén cada día menos preparados y por consiguiente los estudiantes tienen cada vez menos conocimientos. Estas lagunas se van arrastrando de enseñanza en enseñanza, lo cual hace que los conocimientos no se correspondan con los niveles educacionales que ostentan, sin hablar de las faltas de ortografía y de educación generalizadas en los más jóvenes. Es cada día más difícil encontrar jóvenes realmente motivados a ser maestros y mucho menos padres que estimulen a sus hijos a dedicarse a esa noble profesión. En la salud es similar, pues algunos pacientes hacen regalos a los médicos, quienes les resuelven el problema de inmediato, de lo contrario pueden pasar mucho trabajo esperando y haciendo colas. Algunos trabajadores de estos sectores tienen otros trabajos para vivir. Algunas personas se sienten mal atendidas por falta de personal, falta de recursos y de motivación que conllevan a maltratos. A pesar de ser un gesto altruista la ayuda médica a los países hermanos, es muy duro tener un hijo o un padre enfermo y que no reciba la atención adecuada.
    Hay muchas cosas buenas en nuestro país, pero como no se habla de otra cosa en los medios de comunicación, me he concentrado en las cosas criticables que son poco abordadas. A veces es preocupante la exagerada brecha entre la opinión de la gente y lo que muestran los medios. Las personas no dicen lo que piensan ni siquiera en las reuniones; algunos callan por miedo a que tomen medidas, otros por conveniencia para no perder ciertos privilegios por estar siempre de acuerdo con todo lo que se hace y hay quien no se expresa porque es tan fina la línea que divide la crítica revolucionaria de lo mal hecho, con ser un traidor a la patria, que no se arriesgan a pesar de que su conciencia les diga lo contrario.
    Hace algunos años que tenemos estos problemas y hasta el momento lo más que se ha logrado es algún reconocimiento por parte de algunos dirigentes, pero las soluciones definitivas no llegan y eso es lo que el país necesita.
    Ya no podía seguir callando estas injusticias que provocan la frustración y la desesperanza en jóvenes como yo.”

  2. Hola Mauricio, veo que estudiaste en la ESCUELA DE HOTELERÍA Y TURISMO DE VARADERO. De esa escuela me BOTARON por mandar un correo masivo con opiniones personales. Me pusieron una nota en el expediente laboral y más nunca me dejaron trabajar en ningún puesto de perfil informático, ni donde tuviera ningún acceso a mi profesión (Ingeniero Informático). Solo pude trabajar de custodio de una tienda de artículos agrícolas. Creo que es una pequeñísima muestra de las violaciones que se plantean en el presente artículo.

  3. Gracias Ricardo por este profundo análisis político que es luz y guía para los cubanos y sobre todo para los miembros de Somos+.
    Sabias palabras, no solo las que citas, también las de tu análisis y convocatoria.
    Tienes toda la razón desde mi modesto punto de vista.
    Hay dos cosas que potenciar, abrirle los ojos a los cubanos de los derechos y oportunidades que tienen, y apoyar a los valientes que dentro del monstruo se enfrentan día a día a un sistema decadente que se defiende atacando y devorando a sus propios hijos.

  4. Mauricio, ya que estás en Madrid. Te invitio a tener una conversación conmigo o cualquier otro miembro de Somos+ y hablar de este Movimiento, de la lucha no violenta, de la exigencia de las libertades e igualdades. ¡A lo mejor descubrimos que Somosuno+! ¿Te animas?

  5. Muy buen post! Sin duda el gobierno cubano ha violado todos los articulos que se mencionan aqui, los cuales constituyen la base de los derechos mas elementales de una sociedad moderna y democratica!

Comments are closed.

IP Blocking Protection is enabled by IP Address Blocker from LionScripts.com.