¡Estás regulado! Una Denuncia a la Estrategia del Absurdo

 

no-a-la-represion

 

Por el pastor evangélico y doctor en medicina Carlos Raúl Macías López

“¡Tú no vas a la Habana hoy, porque yo no quiero!” “¡Si tú persistes en tu empeño, te voy a destruir a ti y a tu matrimonio!”                             “¡Si tú quieres probar fuerza con nosotros, atente a las consecuencias!”

Estas frases no fueron pronunciadas, como alguien ingenuamente pudiera imaginar, por los felizmente desaparecidos esbirros batistianos de Carratalá, Mansferrer o Ventura. No. Fueron empleadas desde la posición de abuso del poder y la violación de los más elementales derechos humanos, ni más ni menos, que por valientes y aguerridos agentes de la seguridad del pueblo, que diga, del estado, en la Cuba de hoy.

Limitar e intentar pisotear la libertad de movimiento, de expresión, y de pensamiento, ha sido uno de los métodos que últimamente “los sin argumentos” han estado aplicando.

Resulta que el movimiento “Somos Más”, por muchas y suficientes razones,  estaba de plácemes en estos días. Todo estaba listo para celebrar nuestra Primera Convención Nacional. Cada cual, según el plan establecido de antemano, asumía con entrega y emoción la responsabilidad encomendada.

Durante los días 10, 11, 12, 13, y 14 de enero de 2016, nos llegan sucesivas noticias desde prácticamente toda la isla, de que miembros de este movimiento pacífico pero sólido en argumentos objetivos e irrefutables, estaban siendo detenidos arbitrariamente y amenazados, con las más burdas manipulaciones e intimidaciones.

El matancero Alexei Gámez era vigilado desde varios autos agazapados en la obscuridad, y a las 2 de la madrugada del domingo 10 de enero, mientras salía tranquilamente de su casa, y a pocos metros de la misma, fue interceptado y llevado detenido a la estación de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), porque simplemente se dirigía hacia la Habana. Ante tan inesperada situación pregunta a sus captores: “por cual delito me detienen” Respuesta: “no te hagas el bobo, que tú sabes bien por qué te detenemos. ¡Estás regulado!” Fue soltado a las 10 de la mañana de ese día. Duniesky Santos fue secuestrado en Jagüey Grande, el jueves 14 de enero, engañado bajo el pretexto de ir a un lugar para conversar, cuando realmente las intenciones eran abandonarlo en la provincia de Ciego de Ávila distante a más de 300 kilómetros de su hogar, sin la menor explicación o consideración. Así lo hicieron con tenebrosa exactitud. Johanna Columbié fue trasladada forzadamente de la provincia de Santiago de Cuba, mientras se encontraba en casa de sus padres,  a Céspedes, Camagüey, por el delito de lesa humanidad de ir a la capital de todos los cubanos. Los hermanos de las Tunas, tuvieron que sortear indecibles obstáculos, para finalmente llegar a su destino, no sin antes ser molestados y asediados en varias ocasiones. Ancianos guarecidos por una anémica sombrilla, bajo una pertinaz lluvia, durante toda una madrugada, vigilando al citado Gámez. Frank Rojas, de Calimete, Matanzas, fue citado desde horas de la mañana del jueves 14, solo para impedirle asistir a una cena, y soltado a las cuatro de la tarde, cuando ya no tenía tiempo para llegar al encuentro con unos amigos.

Lo interesante es que en ninguno de los casos se formularon acusaciones por parte de los infuncionarios del estado. Ante tales desmanes, no puedo evitar evocar la época tenebrosa en que a los revolucionarios del M-26-7, los interceptaban, y aparecían días después en cunetas con rigor, algor y rubor mortis, o sea, muertos.

Cuando un estado apela a estas estrategias, lo único que está dando a entender es su miedo, por carecer de argumentos reales para rebatir en buena lid a sus adversarios políticos, por una parte, y su esencia carente de sensibilidad y humanidad, por la otra.

¿Quiénes son los revolucionarios de estos tiempos? ¿Los que persiguen, o los perseguidos? ¿Los que están el poder, o los secuestrados? ¿Los que están dispuestos a asumir los riesgos, por tal de que “cambie lo que tiene que ser cambiado”, o los que se oponen a estos cambios?

Dejemos que la sensatez, el decoro, la vergüenza, la dignidad y el sentido común de los cubanos honrados, respondan estas preguntas con libertad.

 

The following two tabs change content below.
Carlos Raul Macias

Carlos Raul Macias

Nací el 19 de diciembre de 1971. Me gradué como doctor en medicina en 1996 y de especialista en primer grado en Medicina General Integral en 2002. Cursé estudios en el Seminario Teológico Metodista, donde me licencié en Sagrada Teología con título de oro en 2014. Soy miembro del Movimiento Somos Más. Actualmente estoy trabajando en la propuesta cívica independiente Por Otro 18. Me desempeño como pastor de una iglesia en Jagüey Grande, provincia de Matanzas. Escribo para diferentes medios independientes, con el propósito de reflejar la realidad de mi país, y hacer propuestas objetivas.
Carlos Raul Macias

Últimos posts de Carlos Raul Macias (ver todos)

Comentarios con Facebook

comments

7 comments on “¡Estás regulado! Una Denuncia a la Estrategia del Absurdo
  1. Interesante artículo, estudie en Camaguey muy buena Universidad, creo que pensar diferente es bueno, siempre y cuando se respete el derecho ajeno y veo que somosmás no es más de los mismo, Eliecer ha demostrado ser una persona honesta, por eso soy a fin a su pensamiento, solo que el movimiento tendría que sentrarse en sus estatutos políticos y definir posturas sobre. Bloqueo, Soberanía, Democracia, Socialismo.

  2. Chicos recuerden que ellos se deben a argumentos pasados por la cuchilla de sus jefes. Todavía no les llega el comunicado para este tema en específico. Ojalá fueran jóvenes cubanos los que pudieran entrar y expresarse como piensan, aún cuando discrepemos. Gastar cartuchos en los compañeros troles de la seguridad del estado no me motiva, pero por aquello de “del lobo un pelo”, se ha vuelto un buen material de estudio para todos los que entran a este blog.

    • Iva, recuerde que incluso un Troll es un cubano. Así que, aunque no estemos de acuerdo, debemos dejar que se manifiesten. No somos iguales en pensamiento, pero si lo somos en derechos. Eso es lo que nos diferencia: reconocer ese derecho.

  3. Es que los de camaguey solo hablan de educación y medicinas. Si eres educado y estas sano, da igual que te metan preso o te caigan a palos. Esa es la lógica que defiende la “jurasic revolution”

    • Ale, debemos enfrentarnos “a los de Camagüey” dialecticamente y hacerles ver que la educación cada vez está peor y que las medicinas, bueno… las medicinas sencillamente no están.

  4. Los de Camaguey no vienen hoy, ni David ni otros más porque ellos le tienen demasiado miedo a verdades como estas. Demasiado para ellos y para los cubanos que viven de la doble moral aunque tengan que ir en conta de todos sus principios y valores.
    Gracias por dejarnos un resumen de todo lo que pasó esta semana, aunque vi que pasaron más cosas por ejemplo las hermanas no pudieron llegar a la Convención y las interrogaron y a su primo lo detuvieron y el ni es ni miembro del Mov. La calle de Eliecer due cerrada y habían policías por donde quiera. Y sabrá Dios cuantos más que no pudieron localizar a tiempo para contactar y decir lo que estaba pasando

Comments are closed.

IP Blocking Protection is enabled by IP Address Blocker from LionScripts.com.