Balnoterapia y Talasoterapia en la futura economía cubana

 

Balneario

 

Por Wilfredo Casañas Martín

En Cuba se encuentran localizadas varias fuentes naturales de aguas termales y mineromedicinales, la mayoría en forma de balnearios: San Diego de los Baños en la provincia de Pinar del Río; Santa María del Rosario y La Cotorra en La Habana; Menéndez en Matanzas; Elguea y Lagos de Mayajigua en Villa clara; Ciego Montero en Cienfuegos; Camujiro en Camagüey, etc.

Cada una de estas fuentes naturales tiene una composición mineral diferente, y dependiendo de la misma así serán sus propiedades curativas o medicinales. De acuerdo a la experiencia de nuestros profesionales, conocemos que dos de estos balnearios son los de mayor renombre por su riqueza termal y mineral: San Diego de los Baños y Elguea.

Entre los años 1983 y 1993 participé en Cuba y en Hungría en varias jornadas científicas mineromedicinales, desarrolladas en tres cursos nacionales e internacionales y en dos Congresos de Balneología, Talasoterapia y Climatoterapia. En los que participaron varios especialistas, destacando el profesor Ormos Gabor, del Instituto de Fisioterapia y Balneología de Budapest, la profesora Josefina San Martín Bacaicoa, catedrática de Hidrología Médica en la Universidad Complutense de Madrid, y el profesor Guy Ebrard, presidente de la FITEC (Federación Internacional de Termalismo y Climatología).

Las aguas mineromedicinales son aquellas que, formadas en las profundidades de la tierra, emergen espontáneamente o mediante perforaciones hidrogeológicas, y que, por sus características físicas y/o químicas, pueden ejercer efectos terapéuticos sobre el organismo humano. Son, por lo tanto, soluciones naturales prácticamente irreproducibles artificialmente.

Los efectos terapéuticos de las aguas mineromedicinales se hacen patentes en el momento de su emergencia, aunque también son efectivas a una distancia de entre 50 y 100 metros. Es por eso que insistimos en que las curas termales balnearias se practiquen en las cercanías del manantial para asegurar su eficacia, siempre teniendo en cuenta que esa cercanía será relativa, ya que el punto de nacimiento del manantial debe aislarse y protegerse lo más posible de los focos de contaminación ambientales, sobre todo del propio ser humano.

En la composición de un agua mineromedicinal existirán sustancias macroscópicas en mayores cantidades, como son: sodio, cloro, potasio, bicarbonato, magnesio, sulfato, etc., y otras sustancias microscópicas, biológicamente activas, en menores cantidades, como son: sulfhídrico, yodo, bromo, litio, flúor, manganeso, hierro, gas carbónico, gas radón, etc. De estas últimas sustancias, sobre todo, dependerán las propiedades medicinales de estas aguas. Un agua mineromedicinal debe contener más de un gramo de sales minerales disueltas por cada kilogramo de peso corporal de la persona a tratar, o tener una temperatura superior a 20º C.

Dentro de las técnicas de cura de las aguas termales y mineromedicinales, así como de los lodos, existe una amplia gama de tratamientos;

– Cura hidropínica (por vía oral), se utilizan las aguas de escasa mineralización, las ferruginosas, fluoradas, bicarbonatadas, sulfatadas, etc.

– Aplicaciones tópicas, se utilizan las aguas hipertermales, cualquiera que sea su composición mineral, en forma de baños corporales (bañera o piscina), duchas, gargarismos, pulverizaciones, inhalaciones, etc. En las bañeras o piscinas la temperatura de las aguas oscila entre 30º y 38º C, y el tiempo de aplicación será entre 10 y 30 minutos.

– Aplicaciones de lodos, barros, limos o peloides serán siempre externas, pudiendo ser de mayor o menor extensión sobre la superficie corporal.

Indicaciones de las curas hidrominerales:

Las patologías crónicas son las de mayor elección, ya sean reumáticas, de la locomoción (ósteomio articulares), ortopédicas y neurológicas, beneficiándose por sus efectos mecánicos, sedantes, antiálgicos y relajantes, de acuerdo a la composición mineral de las aguas.

Afecciones respiratorias y de garganta, nariz y oídos; afecciones hepatobiliares y nefrourinarias; afecciones digestivas, vasculares, ginecológicas y metabólicas.

Afecciones dermatológicas: psoriasis, lupus eritematoso, pitiriasis versicolor, vitíligo, etc…

Contraindicaciones de las curas hidrominerales:

Cualquier afección de evolución aguda o subaguda.

Tuberculosis de cualquier localización.

Cáncer y procesos tumorales malignos.

Hipertensión arterial grave e insuficiencia cardiaca descompensada.

Accidentes vasculares encefálicos recientes.

Cirrosis hepática. Insuficiencia renal grave.

Heridas y lesiones infectadas de piel.

Estados caquécticos y de agotamiento físico.

La Talasoterapia se basa en la utilización del agua de mar, clima marino, Helioterapia (uso de los rayos solares), algas y arenas. Cuando las fuentes de aguas termales y minerales drenan hacia una playa cercana, en el fondo marino próximo se acumulan toneladas de lodos con una alta mineralización, que pueden ser utilizados, después de un proceso de centrifugación y tamización, en la industria cosmética con excelentes resultados.

En el balneario Elguea tuvimos la experiencia de elaborar productos farmacológicos de diversa acción terapéutica, como fueron: colirios, colagogos, gargarismos, laxantes y una crema antipsoriática.

El Turismo de Salud es muy prometedor en Cuba, y junto a la explotación de la Balneoterapia, la Talasoterapia, la Farmacología y la Cosmética servirán, sin lugar a dudas, para desarrollar una parte importante de la economía cubana del futuro.

 

The following two tabs change content below.
Wilfredo Casanas

Wilfredo Casanas

Tengo 68 años de edad, con doble nacionalidad, cubana y española. Me gradué de médico en 1976, de rehabilitador en 1983 y de balneólogo en 1985. Salí de Cuba en 1994 en el éxodo de los balseros. Vivo en Salamanca hace 21 años. Inauguramos la Asociación de "Amistad Cuba España" en 1996 y el "Movimiento Popular Cubano" en 2005. He escrito dos libros: "La gran verdad de una desilusión" (testimonio) y "Entre bizcochos, orichas y guitarras" (novela).
Wilfredo Casanas

Últimos posts de Wilfredo Casanas (ver todos)

Comentarios con Facebook

comments

One comment on “Balnoterapia y Talasoterapia en la futura economía cubana
  1. Muchos cubanos conocemos el meritorio trabajo que realizó el Dr. Wilfredo Casañas en el balneario Elguea durante varios años, y los buenos efectos curativos que tuvieron muchos pacientes que se atendieron allí.

Comments are closed.

IP Blocking Protection is enabled by IP Address Blocker from LionScripts.com.