Declaración de Independencia

 

46556614

Por Pedro Acosta

El Buró Político del PCC, a través de su órgano oficial, el periódico Granma, se ha visto obligado, por la reacción del pueblo ante la visita del Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, a lanzar, el día 9 de marzo del 2016, la “Declaración de Independencia de la República de Cuba”.

Hablan nuevamente de la heroica resistencia del pueblo cubano y me pregunto: ¿Resistencia ante  bloqueo-embargo, o ante la ineficiencia e incapacidad demostrada, a lo largo de más de 55 años, del gobierno cubano y de su Partido Comunista? Machacan sobre la independencia y soberanía nacionales, tal parece que los primeros que tienen que convencerse son ellos.

Mencionan la independencia nacional y la URSS nos convirtió en su punta de lanza en las Américas. Permitimos que al país entraran tropas rusas con armamento atómico y pusimos al mundo al borde de la III Guerra Mundial, que esa vez sí sería nuclear. Conflicto en el cual desapareceríamos, nosotros, de la faz de la tierra. Entraron a Cuba las tropas de una potencia extranjera que solo cinco años antes habían masacrado al pueblo húngaro. Tropas que tenían subyugada a gran parte de los pueblos de Europa. Tal respeto y consideración tenían del gobierno, de su máximo líder y  del pueblo cubano, que pactaron con los Estados Unidos, sin para nada contar con quien había permitido semejante desatino.

Dicen que Obama puede apreciar una nación enfrascada en el desarrollo económico y social y en el mejoramiento del bienestar de sus ciudadanos. Que el pueblo disfruta derechos. Señalan que el Papa Francisco y el Patriarca Kirill describen a Cuba como: “un símbolo de esperanza del Nuevo Mundo”.

Obama  podrá apreciar un pueblo enfrascado en cómo sobrevivir, en cómo llevar el sustento diario a sus bocas y diciendo: “Como no nos lo dan, nosotros nos lo robamos, o lo receptamos”. Apreciará un pueblo cansado, agotado y decepcionado. Un pueblo que ahora ha depositado sus esperanzas, no en su gobierno, sino en ese que hasta hace poco era “nuestro enemigo”. Vería, si se lo permitieran el tiempo y el régimen, una parte del  `pueblo y una juventud, que a pesar de las presiones y las prisiones, lucha por organizarse en partidos políticos y dar legitimidad a estos a través de los pocos resquicios legales que el gobierno ha dejado en nuestra Constitución y en nuestro enrevesado y por demás deficiente sistema jurídico.

Hablan de que Obama será recibido por un pueblo “revolucionario” y digo: Si tan seguros están de que este es un pueblo revolucionario y leal a los principios que rigen al país, ¿serán capaces de someter a Plebiscito la “Plataforma Ciudadana No Otro 18”, presentada el 8 de Marzo del presente ante la funcionaria competente de la Asamblea Nacional? Y digo Plebiscito y no mascarada como la que realizaron, a “punta” de CDR cuando Oswaldo Payá, en 1999,  presentó el “Proyecto Varela”.
Y con todo el respeto que se merecen sus “Santidades”, ¿A qué Cuba se referían? ¿Con quiénes se reunieron y a quiénes escucharon?

No creo que hayan hablado, ellos y se refiera el “editorial”, de la Cuba donde millones de personas, incluidos niños mayores de siete años, no tienen un vaso de leche que tomar en su desayuno. De la Cuba en que millones solo pueden hacer una frugal comida al día. Del pueblo que el salario que les paga su gobierno no les alcanza para obtener sus necesidades básicas. Del pueblo que tiene que ver desde las “gradas” los hoteles que se construyen a todo lo largo de su patria, porque no tienen dinero, ni para ir con su familia una vez al mes a un restaurante estatal o privado. Del pueblo  en que más   de un 90% de la población roba o recepta. Los unos para subsistir y los otros para obtener los productos  a precios más asequibles.

¿Hablan del pueblo que tiene más de un 20 % de su población en “otras tierras del mundo”; en especial en •”casa del enemigo”; y que otros millones desean abandonar el país como único medio de vivir y poder luchar por sus esperanzas y sus anhelos de libertad económica y también política? ¿Hablan del pueblo donde decenas de miles, tal vez cientos de miles, huyendo del régimen y de las condiciones de vida que les brinda este, han perdido sus vidas en la “travesía de la muerte”? ¿Hablan del pueblo al que su gobierno trató de inculcar, y en determinado momento lo logró, el odio hacia los familiares y compatriotas que no pensaran políticamente igual que ellos y en especial a los que emigraban? ¿Del pueblo en el que el 52 % de sus viviendas se encuentran en regular o mal estado, porque, a pesar de que son dueños de ellas, no cuentan con los recursos necesarios para mantenerlas en buen estado? ¿Hablan del pueblo en que la prostitución representa el “pan nuestro de cada día” para muchas familias?, considerando por demás prostitución aquellas jóvenes que contraen matrimonio con sus “abuelos” extranjeros.

¡Perdónenme sus Santidades!, pero ustedes no hablaban del pueblo de Cuba.
El Editorial hace mención  a unas palabras de Fidel en las que expresó, en el 2001, que jamás azuzó el odio hacia el pueblo de Estados Unidos, al que respeta, pero eso no le impidió, durante la “Crisis de Octubre”, solicitar al Presidente Soviético, Nikita Jruschov, que en caso de que los Estados Unidos atacaran a Cuba, este diera: El, “primer y demoledor”, golpe nuclear.

Se habla de que: “debe abandonarse la pretensión de fabricar una oposición política interna, sufragada con el dinero de los contribuyentes norteamericanos”. Ni  que le interesa al gobierno cubano el dinero de los contribuyentes norteamericanos. Lo mencionan, considero yo, solo para crear descontento entre  “los contribuyentes norteamericanos”. Pero se olvida entre otras cosas que Fidel y el “Movimiento 26 de Julio” aceptaron dinero y armas del gobierno de Costa Rica a través de, José Figueres, Presidente de ese país en aquel momento. Que Fidel cruzó el río Bravo, dirigiéndose a los Estados Unidos para recaudar 50 mil dólares del ex presidente cubano Carlos Prío Socarrás, el cual era su enemigo político y a quien por demás Fidel consideraba un opresor y un corrupto. Fidel, interrogado al respecto respondió que por la “libertad” de Cuba él hacía cuanto le fuera posible.

Saben ellos que en Cuba, pagados o no,  existe una creciente oposición política. Por ello tratan de denigrarla y desconocerla por todos los medios posibles, e impiden, que a través de la “Ley de Asociaciones”, esta oposición pueda organizarse. Saben muy bien que el día en que permitan otros partidos políticos en el país, millones de patriotas,  buenos y generosos cubanos, irán a cerrar filas en ellos. Y que también sabrán defender la soberanía e independencia de nuestra patria.  ¡Que no se otorguen, solo ellos,  esa condición!

Se incorporarán a esos partidos, cubanos que por demás sabrán compartir con otros pueblos. Pero no solo pensando en el beneficio político que esto les representaría como gobierno. Y sobre todo, no a costa del eterno sacrificio de su pueblo. Sacrificios al que ninguno de ellos y los suyos se han visto sometidos.

El pueblo cubano, ese que el régimen niega, existe. El pueblo que espera profundos, urgentes y necesarios cambios políticos, económicos y sociales. El pueblo que espera por un gobierno capaz de acometer esos imprescindibles cambios, te recibirá con los brazos abiertos y el corazón en la mano. Cuba espera por ti.
¡Bienvenido Presidente Obama!

 

The following two tabs change content below.
Redacción Somos+

Redacción Somos+

Grupo de Redacción de Somos+.

Comentarios con Facebook

comments

2 comments on “Declaración de Independencia
  1. Coño Pedro, me hubiera gustado haberlo escrito yo, todo lo que has dicho en este escrito, es como si estuvieras dentro de mi mente y le dieras forma concreta a mis pensamientos y a mis ideas de lo que me hubiera gustado escribir cuando lei ese editorial del Granma, que para nada representa a las ideas de la mayoria de los cubanos. Abrazos Viva Somos+

Comments are closed.

IP Blocking Protection is enabled by IP Address Blocker from LionScripts.com.