Infamias ¿Barrera real o imaginaria? (I Parte)

 

infamias barreras

 

Por Carlos Raúl Macias

Un alegato político devenido carta abierta e inconclusa al presidente Raúl Castro Ruz

Presidente Raúl:

A manera de presentación quiero decirle que no he tenido el gusto de conocerle personalmente. Mi nombre es Carlos Raúl Macías López. Tengo 44 años. Soy casado y tengo tres hijos. Me gradué como médico en la especialidad de Medicina General Integral y de licenciatura en Sagrada Teología. Actualmente soy pastor de la Iglesia Metodista en Jagüey Grande, Matanzas, y además milito con total conocimiento de causa y orgullo ciudadano, en uno de los muchos movimientos de la sociedad civil independiente cubana, lamentablemente no reconocido como tantos otros por la oficialidad, llamado “Somos Más”.

Le comento que nunca he recibido un solo centavo por mis ideas políticas. No lo necesito ni lo entiendo, pues entre otras razones, iría en contra de mis principios y convicciones, como hombre, como cubano, y como cristiano. Pienso como pienso exclusivamente  sobre la base de mi existencia. Por tal razón, puedo prescindir de los americanos, del Partido Comunista  de Cuba, de los disidentes, y de quien sea, para creer lo que creo, sostener lo que sostengo, y proponer lo que propongo, pues con mi realidad diaria me es más que suficiente.

José Martí escribió acerca del impacto de las infamias en su propia vida, al decir que “actúan como barreras psicológicas, que afectan su equilibrio emocional y dañan su inteligencia y disposición para contribuir al mejoramiento humano”.

Usted, muchos años después, exactamente el 13 de diciembre de 2012, en el discurso de clausura del X Período Ordinario de Sesiones de la Séptima Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, expresó: “es necesario romper la colosal barrera psicológica que resulta de una mentalidad arraigada en hábitos y conceptos del pasado”.

La universalidad de los valores y antivalores en el ser humano es un elemento demostrado a toda costa. Cuando Martí definió con magistral preclaridad la infamia como un antivalor dada sus nefastas consecuencias, obviamente partió de la base del conocimiento profundo que tenía de la naturaleza humana. En ese sentido, al leer al apóstol, nos da la impresión de que es él quien en realidad nos está leyendo a nosotros. Tal parece que Martí comparte nuestros avatares y frustraciones, y como solo él sabe hacerlo, lo escribe, desde el espacio del tiempo, para el cubano de hoy.

En mi imaginación veo a un delgado hombre de mediana estatura, frente ancha y bigote frondoso, vestido de negro, de mirada escrutadora, y pluma prodigiosa, viajar en la máquina del tiempo, pero no desde el ayer hasta el hoy, como todo parecería indicar, sino todo lo contrario, es decir, desde el presente, con destino al pasado, para tener algo muy importante y trascendental que decirnos, desde la distancia de una historia de más de un siglo de separación.

¿Será acaso que Martí, cual inigualable visionario de las épocas, supo caracterizar uno de los fenómenos que más desangraría y paralizaría a la Cuba del siglo XXI, cuando definió a la infamia como ´barreras psicológicas que actúan obstaculizando los proyectos y aspiraciones de los hombres´?

Usted y yo sabemos de sobra que indiscutiblemente vivimos en un país donde hay demasiadas barreras. Los “no hay”, “se acabó”, “no te toca”, “tienes que esperar”, “no se puede”, “eso no es lo que está establecido”, “confórmate”, “eso nunca nadie lo ha hecho”, “es así y punto”, “ve a quejarte a otra parte”, “estás regulado”, y un lamentable y prolongado etcétera, forman parte inherente e inseparable del costumbrismo coloquial, el lenguaje y la mentalidad cotidiana de los cubanos. Es algo así  como la filosofía de la parálisis cívica, de la castración masiva de proyectos personales, del exterminio en masa de los sueños  individuales.

Siempre que aparece una barrera en la vida de un individuo, se pueden adoptar dos posibles actitudes: detenerte y  quedarte inactivo, o sortearla y seguir adelante. Partiendo de esta premisa, en el mundo hay dos tipos de personas: las que enfrentan barreras y las vencen, o las que se dejan vencer por ellas. Es por esto que mientras unos optan por el derrotismo, la indiferencia, el pesimismo, la hipocresía, el doble rasero, el desánimo, la desidia, el escapismo, y hasta por el suicidio, otros preferimos luchar, trabajar, cambiar, enfrentar, arriesgar, en fin, disentir, y de esta manera revolucionar.

Cuando le escuché decir que “es necesario romper la colosal barrera psicológica que resulta de una mentalidad arraigada en hábitos y conceptos del pasado”, surgieron en mi mente algunos cuestionamientos, que someto a su consideración:

  1. ¿Cómo romper ´la colosal barrera´? ¿A la manera de “ustedes”, o a la manera de “todos”?
  2. ¿Esta ruptura es parcial o total?
  3. ¿Ésta ´colosal barrera psicológica´, fue ideada en la Casa Blanca, la Fundación Nacional Cubana Americana, la CIA, el FBI, o por el contrario, habrá sido concebida en el vientre de nuestras propias irresponsabilidades, esquematismos e intolerancias?
  4. ¿Quién(es) es el primero en dar el ejemplo de ´romper la colosal barrera psicológica´?
  5. ¿Hasta dónde estaremos dispuestos a llegar, en aras de ´romper la colosal barrera psicológica´?
  6. ¿A quién(es) beneficiaría ´romper la colosal barrera psicológica´? ¿A una minoría que está el en poder, o a la mayoría que no lo está?
  7. ¿Quién determina los estándares para ´romper la colosal barrera psicológica´? ¿Ustedes? ¿Nosotros? ¿Todos?
  8. ¿A cuáles hábitos se está refiriendo? ¿A los hábitos de los que están “arriba”, o a los hábitos de los que están “abajo”? ¿A los hábitos de educación formal, o a malos hábitos políticos, que conllevan a una mala gobernabilidad y a la subsiguiente ruina económica y social en que penosamente nos encontramos?
  9. ¿De qué conceptos del pasado está hablando?
  10. ¿Quiénes están llamados y/o autorizados a romper ´la colosal barrera psicológica´?
  11. ¿De quién(es) es la responsabilidad de que ´la colosal barrera psicológica´ esté ahí todavía?
  12. ¿Será acaso que los únicos que tienen derecho a romper con ´la colosal barrera psicológica´ son aquellos que el gobierno “ideológicamente” predestina como aptos?
  13. ¿No tendrán todos los cubanos el deber y el derecho de destruir definitivamente ´la colosal barrera psicológica´, y no unos pocos privilegiados?
  14. ¿No tendrá que ver que esa ´colosal barrera psicológica´ esté presente en la mentalidad de tantos cubanos, por la falta de esperanzas, proyectos, y sueños personales, además del temor a expresarse libremente, por las consecuencias que esto les acarrearía?
  15. ¿Por qué si un grupo de cubanos intenta romper ´la colosal barrera psicológica´, de acuerdo a los derechos y libertades que les asiste como ciudadanos, se les persigue, expulsa, sataniza, estigmatiza, censura, detiene y amenaza?
  16. ¿No tendrá que ver la ´colosal barrera psicológica´, con algo que usted muy bien definió como que ´el mayor problema que tenemos es que nadie quiere buscarse problemas´?

 

 

The following two tabs change content below.
Carlos Raul Macias

Carlos Raul Macias

Nací el 19 de diciembre de 1971. Me gradué como doctor en medicina en 1996 y de especialista en primer grado en Medicina General Integral en 2002. Cursé estudios en el Seminario Teológico Metodista, donde me licencié en Sagrada Teología con título de oro en 2014. Soy miembro del Movimiento Somos Más. Actualmente estoy trabajando en la propuesta cívica independiente Por Otro 18. Me desempeño como pastor de una iglesia en Jagüey Grande, provincia de Matanzas. Escribo para diferentes medios independientes, con el propósito de reflejar la realidad de mi país, y hacer propuestas objetivas.
Carlos Raul Macias

Últimos posts de Carlos Raul Macias (ver todos)

Comentarios con Facebook

comments

2 comments on “Infamias ¿Barrera real o imaginaria? (I Parte)
  1. Carlos Raul un saludo y mis respeto ;te recomiendo te prepares para la invitación que de seguro te hará tu tocayo para que re formules estas preguntas durante el desarrollo del congreso del partido comunista en abril próximo y de esta forma cambiaran el método de participación aunque tengan que ser 1002 los participantes porque seguro también invitaran a yunior garcia el muchacho holguinero que hizo 15 preguntas al primer secretario de su provincia y no dejen de preguntar en ese cónclave por la fecha de las elecciones particularistas en cuba ;y de seguro serán respondidas ante todos los participante y la prensa porque este congreso sera publico ante las cámaras de todo el mundo y sus acuerdos serán el programa de gobierno del próximo candidato del pcc a las próximas elecciones(MIGUEL DIAZ CANEL BERMUDEZ)

  2. El valor de una nación no se mide por cuánto poder tiene su gobierno, si no por cuánto poder es reservado para su pueblo.

Comments are closed.

IP Blocking Protection is enabled by IP Address Blocker from LionScripts.com.