Las Pequeñas y Medianas Empresas

 

el-mundo

 

Por: Jorge González Alonso

Si Ud. nunca en su vida se ha preguntado ¿Qué tengo que hacer para ser mi propio jefe? No lea este post. No lo critico si es así,  pero las estadísticas demuestran que diariamente muchas personas se hacen esta pregunta. Otras se arriesgan y emprenden el difícil camino de convertirse en empresarios. En Cuba se ha iniciado ya ese camino por una vía, la del “cuentapropista”. De acuerdo con algunos datos, se estima que el 20 % de los cubanos, es decir unos 2 400 000 personas ya no dependen del Estado cubano.

No intentaré describir las penurias y sinsabores que estos enfrentan, altas tasas de impuestos y muy limitadas posibilidades de abastecimiento mayorista,  sólo para mencionar dos de ellas. Confieso que a mí el término de “cuentapropista” me resulta extraño aunque reconozco que expresa de forma muy propia una realidad, son “personas dejadas a su cuenta”, sin un respaldo ni legal, ni económico y peor aun moviéndose necesariamente en la “cuerda floja” entre la ilegalidad y la legalidad, en ese sombrío espacio que parece conformar la realidad social y económica cubana, en que todo es ilegal, pero todo es posible.

¿Son necesarios los cuentapropistas?  En mi criterio la pregunta clave es ¿qué se hace para poder transformarlos en pequeños empresarios?- ^Para ello hay que entender necesariamente cuál es el peso real de las pequeñas empresas en la economía de un país. Primero, el término qué es y qué no es pequeña empresa depende del país en cuestión. Por lo general en América Latinas  uno de los factores que se toma en cuenta es el número de empleados y entre 1 y 10 empleados, se habla de microempresa; entre 11 y 50, de pequeña o mediana empresas.

La mayor parte de los países han dado gran importancia a las PYMES por su capacidad de generar empleo, por ejemplo en Ecuador representan el 95% de las unidades productivas, generan el 60% del empleo y participan del 50% de la producción. En Colombia generan el 70 por ciento del empleo y más del 50 por ciento de la producción de la industria, comercio y servicios. En USA las Pequeñas y Medianas Empresas se consideran la columna vertebral de la economía Americana, constituyen el 99 % de todas las empresas, emplean sobre el 50 % de los empleados del sector privado y generan el 65 % de nuevos empleos del sector privado.

Las PYMES por supuesto necesitan del apoyo del Estado pues enfrentan en todos los países un conjunto de debilidades: como insuficiente y/o inadecuada tecnología y maquinaria para la fabricación de productos, baja capacitación del talento humano, necesidad de acceso a fuentes de  financiamiento o dificultades para cumplir  las normativas de calidad exigidas para la exportación. Por eso los diferentes países establecen un marco regulatorio y tributario que lejos de intentar entorpecer favorece la generación de empleos y la participación de las PYMES en sectores priorizados y en la exportación.

Así, volviendo a la pregunta ¿Son necesarios los cuentapropistas? Mi respuesta: más que necesarios. Suu transformación a pequeños empresarios es  una realidad que no hay que temer, sino por el contrario impulsar, creando el marco legal y transformando el régimen tributario, con un objetivo prioritario, la creación de empleos por el sector no estatal de la economía.

El autor publica el Semanario Noticias PYMES con información sobre el desarrollo de las PYMES en América Latina.

 

The following two tabs change content below.

Comentarios con Facebook

comments

One comment on “Las Pequeñas y Medianas Empresas
  1. La lógica de una persona normal en un pais democratico dice que no hay que temerle a las empresas privadas,pero para el estado cubano es diferente,el estado cubano depende del control ciudadano pera su supervivencia,mientras mas personas se liberen de la dependencia del estado mas dificil es para el estado mantener el control.

Comments are closed.

IP Blocking Protection is enabled by IP Address Blocker from LionScripts.com.