26 de julio, crónica de una muerte anunciada (Parte II)

 

Cuartel moncada

Por: José Manuel Presol

Los hombres que ocuparon el Palacio de Justicia, al mando de Lester Rodríguez no de Raúl, como dice la historia oficial, tampoco pudieron hacerlo. En la azotea encontraron un muro de altura superior a un hombre, así que se retiraron.

No se sabe cuántos entraron, pero fueron pocos y se retiraron rápido, especialmente cuando, siguiendo las instrucciones de Renato Guitart, se dirigieron a la armería y se encontraron la barbería. No es un chiste fácil, fue una triste realidad.

Los únicos que alcanzaron su objetivo fueron los que ocuparon el Hospital Civil, acción de la cual mejor no hablar, por lo canallesca de la misma: ocupar un hospital para disparar desde él al cuartel. Dicen que lo ocuparon para atender a los heridos. Si ese fuese el objeto se hubiese ocupado el Hospital Militar, a unos 25 metros de la posta 3, y no el Civil a más de 500.

Hablemos de las consecuencias inmediatas. Asesinatos hubo, pero no torturas sistemáticas. Seguramente malos tratos y golpes. Pero no la sistematización de suplicios.

No justifico a Chaviano, ni a Batista, fueron sencillamente unos asesinos, pero no lo fueron los soldados del cuartel. Recordemos que el sargento batistiano Claudio Coroneaux, condecorado ese día, pocos años después era el capitán Coroneaux del Ejército Rebelde, muerto en la batalla de Guisa.

¿Qué se puede llamar a Fidel Castro y a Melba Hernández?, pues como abogados debían saber que asaltar un cuartel con uniforme del mismo bando, convertía a los asaltantes, según las Leyes Internacionales, en espías, no estando, por tanto, bajo la protección de la Convención de Ginebra y pudiendo ser fusilados en el acto. Repito, no pretendo defender a Chaviano, lo que pretendo es acusar a Fidel y a Melba de desprecio por la vida de sus compañeros.

Las torturas sistemáticas no existieron, simplemente invito a cualquiera a que calcule el tiempo transcurrido entre el fin del Asalto y la entrada de Marta Rojas, periodista al servicio del castrismo, que sacó algunas de la primeras fotos. Verá que a los torturadores, y perdonen si parece ironía, les tocó a pocos minutos de tortura por persona.

Y si se quieren más pruebas revísense las declaraciones de decenas de personas en el exilio que dicen que no ocurrieron, ¿qué son gusanos?, pues entonces vean las conferencias de Haydeé Santamaría, donde dice que días después ella y Melba estaban atentas a la entrada de los hombres detenidos, para saber de Fidel, Abel y Boris. Si les habían enseñado los “despojos” de las torturas de los últimos, ¿por qué los esperaban?

La gran capacidad de Fidel Castro la demostró dos días más tarde del Asalto, cuando, con algunos de sus seguidores, estaba huyendo por los montes cercanos a Santiago y sufrió uno de sus, también poco conocidos, ataques depresivos y quiso suicidarse. Eso quizás hubiese enderezado la historia.

Mario Chanés, que sufrió más de treinta años en las cárceles castristas por el delito de “conspiración de palabra”, recordaba que sus compañeros de cautiverio le reprochaban, medio en serio y medio en broma, aquel día, pues cuando le oyó decir: “La Revolución se perdió. Han matado a mi hermano y yo lo que tengo que hacer no sé si es suicidarme, matarme o darme un tiro” y hacer un ademán de coger su pistola, se tiró encima de él, le quitó el arma y le dijo: “Tú estás loco, ¿cómo tú vas a decir eso?”

Finalmente, las mentiras sobre el 26 de Julio, pueden ir incluso, aunque es de difícil verificación, a la autoría del propio himno del 26. Todos conocen la historia de que Fidel le encargó a Agustín Díaz Cartaya su composición, pero esa “historia” tiene dos puntos flacos: 1) ¿por qué se encarga un himno antes del Asalto del Moncada? ¿Quién pensaba que aquello iba a acabar en una guerra? y 2) ¿Por qué no se lo encargó a Juan Almeida, que sabía mucho más de música?

La pregunta tantas veces repetida: ¿Alguien se acuerda de …? En este caso de Daniel Santos. Nacido en Puerto Rico, fue cantante, compositor, independentista y muchas más cosas. No debía ser malo, pues formó parte, de la Sonora Matancera, lo cual ya es aval de calidad. Al principio simpatizó con la Revolución y, con sus canciones, popularizó consignas como “Yanquis Go Home” y “Si Fidel es comunista, que me apunten en la lista”. En los primeros 60 vio que Fidel sí que era comunista y se “desapuntó” de la lista y abandonó Cuba por última vez, pero dejando una “herencia”: después del Moncada envió a Fidel una canción que, tras arreglos hechos por Carlos Faxas, se convirtió en el himno actual. Santos editó la canción en el 57 bajo el nombre de “Sierra Maestra” y vendió los discos a beneficio del “26”.

Fuentes consultadas:

* The Moncada Attack, Birth of the Cuban Revolution, escrito por el cubanoamericano profesor Antonio de la Cova

* Canal de You Tube Daniel Santos “Sierra Maestra”

* Entrevistas hechas por el profesor de la Cova. http://www.latinamericanstudies.org/entrevistas.htm

 

The following two tabs change content below.
Jose Manuel Presol

Jose Manuel Presol

Nací en la capital de “la Tierra más hermosa que ojos humanos vieran”, un 23 de septiembre de 1952. Salí un 30 de septiembre de 1967, con quince años recién cumplidos y, por el horizonte, empezaba a salir el Sol. No he regresado. Estudios superiores, medios o básicos en muchas cosas, fundamentalmente: Economía, Industria Alimentaria, Agroindustria, Finanzas y Gestión de Proyectos, Transporte, Logística. Vicioso de la lectura. Aficionado a la Historia. Miembro de Somos+. Espero volver algún día, mejor dicho: estoy seguro que volveré y que acabaré de ver salir el Sol.

Comentarios con Facebook

comments

16 comments on “26 de julio, crónica de una muerte anunciada (Parte II)
  1. Entre al sitio buscando algo inteligente que leer buscando contradicciones cosas motivan al intercambio con respeto, pues considero que la verdad absoluta no la tiene nadie, pero que decepcion mas grande al leer este articulo tan burdo y grosero, manipulador y bajo, entiendo perfectamente porque esta revolucion ha durado 57 años y seguira si ustedes la FAMOSA OPOSICION no cambian sus tacticas manipuladoras, soy de los cubanos que quiere un cambio pues lo necesitamos, pero viendo su forma de actuar no quiero el cambio que ustedes proponen con sus mentiras,decir que no se asesino jovenes en el moncada DESARMADOS es faltarle el respeto al pueblo que tanto ustedes quieren, ni una palabra mas,adios y siga asi sentado escribiendo sandeces, cuando mencione heroismo no mencione a los violadores de niñas, ladrones y abusadores del ESCAMBRAY……..

    • Estimado “un cubano más”:

      Me alegra que entre en este sitio buscando algo inteligente, o sea con capacidad de entender o comprender, y que acepte el intercambio con respeto, pues la verdad absoluta no la tiene nadie. Estoy de acuerdo con todo eso, pero no con lo que sigue.
      Seguidamente incluye usted cuatro adjetivos descalificando el artículo. ¿Eso es lo que entiende por “intercambio con respeto”? Si lo debe ser, pues es lo que se ha enseñado en Cuba durante los últimos años, al no tener argumentos que oponer a la realidad de la Historia.

      Si usted se cuenta entre los cubanos que consideran que Cuba necesita un cambio, debe empezar por cambiarse usted mismo, y empiece a evitar expresiones como “porque esta revolución ha durado 57 años y seguirá”. Esa forma de expresión es el producto de esos 57 años, durante los que se ha educado a generaciones haciéndoles pensar, como en las teorías medievales sobre el Sol, que el mundo gira en torno a su “revolución”. No es así. Y no lo es porque, ya de entrada, no es una revolución, sino una involución, o sea un retroceso. También esa expresión es otra cosa: la manifestación de un deseo que sabe es irrealizable, porque no va a durar mucho más.

      Espero que le hayan enseñado a leer entendiendo, lo cual es opuesto a leer repitiendo consignas. En ningún punto del artículo se dice, y menos se defiende, que no hubiese asesinatos (por favor lea, y entienda, nuevamente los párrafos 4 y 5 de esta segunda parte). Asesinatos los hubo, pero lo que no hubo fueron torturas sistemáticas. Eso es lo que se mantiene en el artículo.

      Y, no se preocupe, cuando toque hablar del Escambray, que tocará, de lo que hablaré será de las torturas y fusilamientos castristas, de los pueblos totalmente erradicados, de los niños a los que se extraían los dientes para diferenciarlos de los demás, de la política de concentración y traslado de campesinos (como en los “mejores” tiempos de Weyler), de las operaciones de “peine” y de los asesores soviéticos que organizaron todo lo anterior.

      Ah! Se me olvidaba. Si es usted “un cubano más” no se esconda tras un seudónimo, actúe como un cubano que tiene lo que tienen los cubanos, y cubanas, y de su nombre. De todas formas, usted debe saberlo, no es difícil saber quién es usted, pero es para que lo sepan todos.

  2. JMP:
    En pocas palabras le responderé las blasfemias que ud. escribe de forma constante, y no porque nadie me pague o me obligue. Pero antes le diré que nunca se atrevió a comentarme sobre la foto de José Luís Tasende, o es que no tiene información al respecto, si la necesita solo dígalo, yo lo esclarezco, no tenga pena.
    Por demás leo bastante literatura de dentro y de fuera, ud. sigue insistiendo en su desinformación de punta a cabo, no importa, yo le continuaré rebatiendo las mentiras, eso lo hago conscientemente, nada me obliga más que la verdad.
    Ud. dice que cita fuentes dentro de la isla, pero veo que las tergiversa o las manipulas según convenga, otras, dice que son dentro de la isla pero cuando reviso no las encuentro, eso es desinformar o más aún mentir. Poner una dirección de sitio web no siempre significa tener la razón o decir la verdad, yo por lo menos no lo hago, ¿sabes por qué? Porque me puedo convertir en transmisor de una información que no es real y no tengo la veracidad de ella, se lo demostré con el escrito de Léster y Raúl, en definitiva no dilucidé esa duda en Ecured, sin embargo ud. ni siquiera se ha referido más a ello.
    El tema de Haydee, está más que demostrada sobre la tortura a que fue sometido su hermano Abel y Boris, eso ni lo voy a discutir, pues sé que es una mera forma de tergiversar la historia de su parte, hay mucha literatura de historia de Cuba que se refiere a ello, la verdadera, no la que ud. puede estar leyendo fuera de Cuba y de autores comprobados su fidelidad, e incluso testigos. Pero lea, no solo a Martha Rojas, hay otros autores que también lo reflejan, no se los recomiendo ya que veo ud. no acepta recomendaciones.
    No me refiero ni me referiré al Comandante (General de Brigada) José Quevedo como un traidor, pues no todos los que abandonan Cuba son traidores, conozco muchos cubanos en otros países que son grandes patriotas, aún difiriendo en muchas cosas sobre el sistema social cubano, pero defienden a la revolución cubana y a su pueblo donde quiera que estén. Quevedo jugó su papel antes y después del triunfo de la revolución, se retiró y yo al menos no oí hablar más de él, por lo menos desconozco que se haya aliado a la contrarrevolución y su lo hizo allá él, eso ni me preocupa, en definitiva de traidores viven nuestro enemigos. Y los traidores al final son despreciables en cualquier sistema.
    Ud. no puede hablar de honradez (que significa moralidad, integridad, rectitud, conciencia, lealtad, virtud, etc, todo lo que ud. pueda necesitar, y no se ofenda, pero es lo que demuestra) pues ha demostrado lo contrario en todos sus comentarios, nunca ha escrito nada sin tergiversarlo, sigo sin entender como Eliécer le permite escribir esas mentiras si quiere ganar credibilidad, pero los traidores se tienen que alimentar de algo y que mejor nutrición para Uds. que una mentira.
    Ud. no tiene patria, ni la tendrá, no porque se marchó, o se lo llevaron siendo menor de edad, sino porque difama de ella, porque odia a su pueblo, a su país, trata de engañarlo con mentiras que nadie se cree.
    Estén donde estén los balseros arriesgando sus vidas para marcharse de Cuba, es culpa del gobierno norteamericano que mantiene una ley de ajuste cubano, (¿sabe lo qué es?) pues con ella no les deja otra posibilidad que irse ilegalmente, no les da visa para que se marchen de forma segura y legal, con ello incitan la ilegalidad, a riesgo de vidas humanas, y de paso les sirve para manipular el tema Cuba, como lo hace Ud. ahora, de eso enemigo mío ni se habla en Cuba ni en EE.UU. ¨Donde los pueblos emigran sobran los gobiernos¨, que buena frase para manipularla, utilizas muchas frases a tú favor, pero no las completas y de paso las malinterpretas, déjame decirte que emigración siempre existió, incluso los animales emigran y no tienen gobierno.
    Dígame en qué país del mundo no hay prostitución, no me joda con ese tema, como si Cuba fuera el único país donde las hay y por la misma causa. Ah pero es Cuba y hay que difamar, ahí estará ud para ello, sin dudas. Sobre los mutilados en las guerras imperialistas, te recomiendo ni tocar ese tema, pues tú no sabes de eso, y si de guerras imperialistas se trata habría que hablar de las invasiones que tus amos han llevado a cabo en el mundo, Cuba fue víctima de ello, pero esa historia, te repito, no la conoces, ya lo demostraste. Si hoy el mundo está más inseguro sabes que obedece a las guerras que han llevado los EE.UU y sus aliados de la OTAN, recuerdas Granada, Panamá, Yugoslavia, más reciente Iraq y Siria.
    Sobre la libreta de racionamiento, hoy recuerdo a Venezuela, país donde no existe y si pudieras hablar con la población de ese país te darías cuenta que a lo mejor va haciendo falta, para que les lleguen alimentos a los que no pueden comprarla por los altos precios impuestos por la derecha, tú realmente no conoces nada sobre esas cosas, viven en un mundo irreal y lleno de falacias imperiales. Desconoces la pobreza, o no sabes cuántos niños dejan de alimentarse diariamente, esas son las cosas que debes de publicar y dejar de estar difamando de Cuba y su pueblo.
    Parece que en España no hay centros penitenciarios, no hay delincuentes, no hay hechos delictivos, que felicidad eh, porque Cuba como cualquier país tiene prisiones y presos también, pero seguro que con más derechos que en otros países, de los huelguistas de hambre a que te refieres, ya sabemos quiénes son, hacen huelga tras bambalinas, buscan un lugar, una fama y nada más, pero no tienen propósitos reales. De los niños cubanos no te permitas hablar, aman al Che, viven felices, aún con sus necesidades materiales, pero tienen una satisfacción espiritual que tu nunca tuviste, que me imagino con el odio y rencor hacia tu país que te crió tu padre, ese que hoy quieres trasmitir, pérdida de valores patrios más que todo, ya tu no les tienes hace muchos años.
    En cuanto a la religión, que detalle, en Cuba hay militantes del PCC que son religiosos, nada de contradictorio en sus doctrinas, al fin y al cabo la biblia no difiere en su teología sobre los propósitos de la revolución cubana, ¿eres creyente?, me imagino que sí, el dios dinero o la diosa mentira son sus ídolos.
    Respecto a los hechos del Moncada no vale la pena seguir disertando, ud es un mentiroso clasificado por todas personas serias de aquí y de allá de desinformador con grandes ínfulas de manipulador, revísese y revise su reloj, pues creo esta fuera de hora o de tiempo.

    • ¡Ay!, “viejo amigo”, pero que mal está, ya es que no sabe ni que decir. Yo sí y, como es costumbre, por orden:

      Muy mal expresado, pero creo que pretende decir que nunca nadie se atrevió a comentar nada sobre la foto de José Luis Tasende. Seguramente es porque nadie, se ha atrevido a decirte antes una verdad: los moncadistas no son de ustedes, son nuestros, de la oposición, porque nosotros no somos más que una continuación de ellos y seguimos luchando por el mismo objetivo: una Cuba Libre. Después de todo lo que he comentado sobre Tasende creo que no necesito que usted me “ayude”, son ustedes los que necesitan ayuda, mucha ayuda.

      Pues si lee cosas de dentro y de fuera solo es una prueba de que, por su posición, tiene acceso a algo a lo que no acceden la mayoría de los cubanos; y, hasta el momento, no veo que me haya rebatido nada, solo aprecio que adopta una posición como la de los jugadores de ajedrez a la defensiva y se enroca sobre sus posiciones. No se trata solo de leer, se trata de asimilar lo que se lee.

      Es usted el único que, al mirar mis links, dice que no encuentra las cosas. Puede pasar una vez, no lo niego, así son las cosas en internet, pero… ¡habitualmente! Por favor, sea serio.

      Usted no ha demostrado nada sobre Lester Rodríguez y Raúl Castro. Lester Rodríguez fue moncadista, cosa que usted ha negado, pero si lo sigue dudando es que está llamando mentiroso a Fidel Castro, lo que le puede ocasionar más de un problema, pues es el propio Fidel quien lo reconoce como moncadista y como su representante en Miami en una carta de fecha 14 de diciembre de 1957, dirigida a la Junta de Liberación Cubana.

      Sigue negando lo de Abel y Boris, pero, como los cristianos viejos, por simple “dogma de fe”. No me dice como acceder a las actas del juicio del Moncada, no me dice donde Haydee (no otros) dicen eso, no me dice una sola persona que no haga otra cosa que repetir las mentiras dichas por Fidel Castro durante el juicio. Lo que le digo y reafirmo, siempre es alguien que dice que ella/él dijo que… Pues entonces, ya que no las actas, dígame como acceder, deberían ser documentos de acceso público por los años trascurridos, como acceder a los informes forenses de los moncadistas muertos.

      Le recuerdo que el General Quevedo escribió un manifiesto a sus compañeros oficiales y mandos de las FAR pidiéndoles no reconocer a Raúl Castro como Jefe del Estado, ni a colaborar con la Seguridad del Estado. Me alegro que no lo llame traición, pues para mí no lo es, pues por encima de cualquier juramento que pueda hacer un uniformado está la obligación de ser fiel a la Patria.

      Sobre lo que sigue, más que argumentos son insultos, pero ya sabe que ese no es mi estilo.

      Venezuela. ¡Pero está usted tan ciego no es capaz de ver! El pueblo venezolano, no otro, al que afortunadamente no le han quitado aún todos sus recursos y derechos legales, ha votado mayoritariamente por una Asamblea opuesta al régimen chavista de Maduro, ese pueblo en tiempo record ha conseguido superar el mínimo de firmas necesarias para pedir un referéndum de revocación de Maduro; Maduro que está tan asustado que hace hasta lo imposible para que no se celebre el revocatorio. ¡Abra los ojos!

      Claro que hablo de las necesidades de los niños, pero me centro en nuestros niños, que pasan hambre y dificultades.

      Yo quiero hablar de Cuba, pero usted se va a Venezuela y a España. Por supuesto que en España hay centros penitenciarios, pero lo que no hay es presos por razones políticas. No hay un Código Penal que permite a los jueces condenar por convicción en lugar de condenar con pruebas y testigos. En España hay un total de 84 centros penitenciarios y 30 centros de inserción social (es decir centros de régimen más abierto para condenados de buena conducta y claro interés por la reinserción social), lo cual hace un total de 114 centros, o sea un centro cada 386,000 habitantes aproximadamente; Cuba como le dije tiene 545, o sea aproximadamente un centro por cada 21,000 habitantes. ¿Qué sistema es el que está fallando?

      Claro que hay militantes del PCC que son creyentes, y creyentes que son comunistas. Personas de buena fe las hay en todas partes. Pero me permito recordarle que fue el gobierno del PCC quien envió a las UMAP al actual Cardenal Ortega, con el que puedo estar, o no, de acuerdo, pero que ha sabido dar un gran ejemplo de perdón cristiano. ¿Perdonan ustedes?

      Si me dejo alguna cosa sin contestar ruego me disculpe, es que al quitar los insultos, a los que no contesto, quizás haya quitado algo que no lo es, si es así puede recordármelo, pero siempre hablando de Cuba.

      Para terminar, ya que dice que no consigue entrar en mis link, le pido que vaya directamente a la portada del Granma del 27 de diciembre de 1987, hace casi 30 años, pero que puede ser de hace unos días, por ejemplo de la clausura del VII Congreso, pues pone ¡Ahora si vamos a construir el socialismo!… ¿Verdad?

      Tic-tac el reloj de la historia sigue sonando y no es en contra nuestra.

  3. JMPRESOL
    En el mismo Ecured aparece que Raúl Castro y cito textualmente: ¨Formó parte de los jóvenes que el 26 de julio de 1953 asaltaron al Cuartel Moncada, en la ciudad de Santiago de Cuba, ocasión en la que dirigió al grupo que tomó el Palacio de Justicia en apoyo a la acción principal comandada por Fidel Castro. Por tales hechos fue condenado a 13 años de cárcel y trasladado al Presidio de la Isla de Pinos, hoy Isla de la Juventud¨…, y sobre Léster dice textualmente: ¨Léster fue destinado al frente de un comando de hombres, entre los que se encontraba Raúl Castro. Tomaron de forma relativamente fácil el Palacio de Justicia, parapetándose en la azotea del edificio donde se cruzaron disparos con los soldados que estaban en el fondo del cuartel¨… Te darás cuenta que hasta en estos sitios hay errores y contradicciones, yo ahora no voy a entrar en la discrepancia de si fue aquel o este, solo te pregunto a ti, ¿por qué no publicaste también lo de Raúl Castro? Respuesta obvia, intensión de desacreditar, ¿por qué ante la duda no te abstuviste de escribir? Respuesta porque eres un mentiroso manipulador de la historia, no tienes historia ni tienes patria.
    Fin de mis comentarios y asegúrate más de lo que escribes, pues realmente te desacreditas totalmente ante los pocos lectores que tienes, incluido yo.

    • ¡Ay, de nuevo!, “viejo amigo”, le vuelvo a contestar por respeto a los lectores interesados y no por otro motivo. Cada vez estoy más preocupado por sus contradicciones y lagunas de formación. En serio, pídales a sus jefes, que le informen y preparen mejor para este trabajo, pues veo que se encuentra algo, digamos, “agobiado”.

      Como siempre intentaré ir en orden y sin insultos.

      Primera contradicción, nada más empezar, usted dice que va a perder unos minutos de su precioso tiempo. Si su tiempo es tan precioso, ¿por qué lo pierde hoy no una sino cuatro veces en contestarme? Intuyo porque es debido a que sus jefes se lo exigen de una forma u otra. ¡Adelante! Sigan ustedes desperdiciando recursos. Así no los utilizan en otras cosas y se agudizan las contradicciones que llevan al fin, cada vez más próximo, de su régimen.

      Yo tampoco sabía que padecía de esquizofrenia paranoide, gracias por diagnosticarme. ¿Es usted médico, psiquiatra o psicólogo? ¿Es posible que sus cuatro respuestas a mi contestación de ayer sean producto de mi imaginación? Usted está escribiendo y efectuando esta actividad de desinformación desde Cuba o desde otro lugar, pero al servicio de la tiranía. ¿Debo dudar también de esto? ¿También es esquizofrenia paranoide? ¿A lo mejor también es esquizofrenia el ansia en contestarme? A esto vamos a llamarle segunda contradicción.

      Lamento decirle que usted sí que tiene mucha desinformación, o lo parece, pero en su caso motivada por la literatura que se publica dentro de Cuba. Vera que yo leo todo lo que puedo y, no pocas veces, cito fuentes de dentro de la Isla. ¿Cuántas veces ha citado usted fuentes de fuera de ella? ¿Es que los de fuera no son cubanos?

      Por supuesto que unos euros nunca están de más. Tampoco unos pocos CUC, o una asignatura aprobada en una Universidad sin merecerlo, o un patético acceso a algunas mejoras en electrodomésticos o supuestas comodidades, incluso a un poco más de comida. ¿Verdad? De todas formas, si lo que quiere insinuar es que escribo por dinero, por favor, le agradecería me dijese quien es mi pagador, pues se está retrasando en el envío de sus cheques desde hace bastantes años. Sabe, es para reclamar.

      Señor mío, claro que Haydee siempre tuvo la esperanza de que Abel estuviese vivo, porque nunca le enseñaron ningún “despojo”. Eso lo sabe usted perfectamente, pero no puede reconocerlo porque no le dejan.

      Al General Quevedo, ya imagino, respeto sus palabras, que le llamó comandante no para desacreditarle sino por costumbre, pero sigue sin decir por qué lo admira tanto si, al final resultó ser, terminología de su régimen, un desertor, traidor y gusano que se quedó en Miami a colaborar con la oposición a su gobierno.

      Yo nunca he reconocido que lo que digo no es verdad, en todo caso, advierto, por adelantado, que no está totalmente verificado. Eso se llama honradez para con el lector. ¿Usan ustedes en sus escritos ese tipo de honradez? Le vuelvo a decir lea y asimile todo.

      Yo no moriré sin Patria, porque mi caso es diferente al suyo, y es que le voy a decir dónde está mi Patria. Está donde estén la veintena larga de cubanos ahora en huelga de hambre reclamando sus derechos. Está donde estén los balseros que hay en estos momentos agonizando en el mar intentando llegar a Florida. Está donde estén las cubanas violadas en su ruta terrestre desde Sudamérica a Estados Unidos. Está donde estén las jineteras que tienen que vender su cuerpo para conseguir lo que su “revolución” no ha sido capaz de darles en 57 años. Está donde estén los veteranos mutilados en sus guerras imperialistas en Africa, a los que no les llega la pensión para comer y medicinas. Está donde estén las dos generaciones de cubanos que desde que han nacido han llevado en su mano la libreta de racionamiento. Está donde estén los internos de los 545 centros penitenciarios que se conocen en Cuba. Está donde esté un niño al que se le haga decir que quiere ser como el “Che”, pero en cuyo interior lo que quiere es comer. Está donde se arrojen flores al mar en recuerdo de Camilo, sabiendo que no está allí. ¿Le parece poca Patria?

      Por supuesto que no soy, ni me parezco al Apóstol. Pensar eso casi sería una blasfemia, como lo es usar sus palabras para esclavizar al pueblo que él murió por liberar. Recuerde: “donde los pueblos emigran, sobran los gobiernos”.

      Por cierto, ¿por qué dice “gracias a Dios?, usted como buen comunista debe ser ateo, o no está de acuerdo con eso de que “la religión es el opio del pueblo”.

      Por favor, deje de confirmar lo que yo digo. Claro que a los asaltantes les dijeron dónde iban, pero poco antes de salir para su objetivo (usted mismo lo dice), cuando muchos no se echaron para atrás por solidaridad con sus compañeros, cuando Mario Muñoz dijo que iría solo como médico negándose a ir armado, cuando a los que se negaron a ir (más de cuatro, si no lo cree pregúntele a Mario Mencía, historiador del Moncada y con domicilio en la Isla) se les encerró en la cocina, cuando esos que se negaron eran tantos que al desviarse hacia la carretera central se llevaron detrás varios carros más que no sabían el camino (los famosos carros perdidos). Y decir a unos hombres que se sabe que van a morir cuál es su destino poco antes es, como mínimo, una canallada. Una más.

      Deje de recomendarme a Martha Rojas, dígame, en cambio, como tener acceso directo a las actas del juicio y, después de leerlas, hablamos. Por cierto, ¿habla de la misma Martha Rojas que felicitó a Batista por su suerte y valentía después del Ataque a Palacio y de la Masacre de Humboldt 7? La carta, si quiere consultarla, está en los archivos de la Presidencia del Gobierno de la República.

      Claro que conozco los versos “Ya estamos en combate”. Raúl Gómez García lo escribió, como también escribió el Manifiesto del Moncada, con uno de cuyos párrafos empiezo mi artículo. Para otra vez, menciónelo también. Raúl Gómez sabía a donde iban, pues tuvo que escribir el Manifiesto, así que también escribió el poema. Murió como un hombre, defendiendo sus ideas, mientras otros huían, sin rumbo, por los montes orientales. Yo estoy en combate casi desde que tengo uso de razón, ¿usted? Le reto a que abrace tanto el “Ya estamos…” como la restauración de la Constitución del 40, de que se habla en Manifiesto. A un héroe se le admite completo, todo él, no solo lo que nos conviene.

      Del teniente Sarriá ya he hablado, no continuo. Conozco su libro. ¿Conoce usted el resto de sus palabras, o solo las que le convienen como con Raúl Gómez?

      ¿Qué quiere que le cuente de José Luis Tasende (algunas veces escrito Tassende? En lo privado amigo de Raúl Castro, incluso eran compadres en el sentido estricto del término, pues Raúl es el padrino de pila bautismal de su hija Themis Tasende. Sí, no se asombre, en aquellos años hasta los comunistas bautizaban y ahijaban a sus hijos. En lo político, no nos han llegado muchos datos, pero lo cierto es que participó, junto con Raúl y el americano Harriman, en la selección de los hombres que iban a realizar algo mucho más importante que el Moncada; es decir, posiblemente una sublevación nacional armada en toda regla. Tasende fue convocado al Moncada y, cuando supo que era “aquello” se apresuró a avisar a Raúl, que no estaba convocado. Raúl se presentó y se armó la pelotera en la Granja Siboney. Al final, al no poder parar aquello, Raúl se incorporó al Asalto, concretamente al grupo que estaba bajo el mando militar de Lester Rodríguez.

      Raúl posiblemente acabó exigiendo el mando de aquel desaguisado (le recuerdo que Raúl era miembro de las Juventudes Comunistas, y que el CC del PSP estaba aquel día, en pleno, en Santiago), aunque Fidel siguió al mando teórico. Raúl se declaró jefe del asalto al ser capturado, aunque oficialmente se dice que lo hizo para salvar la vida de Fidel. Por favor, yo también le recomiendo una lectura: pase por el mal llamado “Museo de la Revolución” en La Habana, vaya a las vitrinas sobre el Moncada, e intente que le dejen leer el ejemplar que del periódico “Oriente” de Santiago allí se exhibe.

      Tasende fue uno de los que fue capturado llevando uniforme de sargento del Ejército, debido a la “maravillosa” idea de Fidel. A pesar de estar herido en las piernas, se descalzó para que no viesen los zapatos de civil. Primeramente fue recogido y llevado al interior del Moncada, donde le atendieron de forma elemental. A esos momentos, después de ser dejado momentáneamente en el suelo, corresponde la famosa foto (por cierto sus ojos reflejan preocupación, pero no miedo; era un cubano). Un guardia rural se acercó y, para preparar los partes y trasladarle al Hospital Militar, le preguntó: ¿Cuál es su unidad, mi sargento? No supo contestar. Ese guardia lo puso el conocimiento de un oficial del SIM que estaba allí y el resto lo podemos imaginar.

      Por cierto, ¿me puede decir qué es lo que no cuento de Raúl? ¿Es que hay algo más que contar? Es simplemente para aumentar mis conocimientos; gracias, “viejo amigo”.

      Tic-Tac el reloj de la historia sigue sonando y no es en contra nuestra.

  4. JMPRESOL

    También le recomiendo leer Mi prisionero Fidel, una entrevista con Pedro Sarría, veras en él un militar de honor y de paso para que no digas lo que no es.
    Quisiera comentaras la foto de este posted, José Luís Tasende herido. Veamos cual es tu versión extraoficial sobre ese hecho.

  5. JMPRESOL
    Ah, me olvidé responderte, referente a lo del engaño a los asaltantes. Es triste que trates de manipular la historia de esa manera, cuando la mayoría de los historiadores y participantes en aquella gesta plantean que momentos antes de salir para la acción Fidel les planteó cual era el propósito y el que quisiera podía desistir de participar, cuatro de ellos lo hicieron, pero el resto continuo.
    Pero como no lees tampoco sabes que en el juicio,( te recomiendo el libro de Martha Rojas), puedes ver como ellos manifestaron que su participación fue consciente, que sabían lo que harían. Conoces los versos ¨Ya estamos en combate¨, seguro que no, es una prueba fehaciente de que los asaltantes sabían lo que harían y sobre todo porque era necesario.

  6. JMPRESOL
    Voy a perder unos minutos de mi precioso tiempo, no sabía que ud, padece de esquizofrenia paranoide o persecución imaginaria, mire que pensar que alguien le ataca desde Cuba a su PC por las …. que escribe, eso es una tontería.
    Yo no sé de donde ud. saca sus conocimientos, pero me doy cuenta que tiene mucha desinformación motivadoa a la lectura de literatura que se publica fuera de Cuba que no dicen siempre la verdad, además de las que ud. se inventa o le dicen que escriba, unos euros nunca están de más. Por otro lado, Haydee siempre tuvo esperanzas de que su hermano no hubiese muerto hasta que le enseñaron los despojos de este y Boris. A Quevedo lo llamé Comandante no por desacreditarle su grado, sino porque históricamente se le llama así.

    Gracias a dios que ya empieza a reconocer que no siempre lo que publica es verdad, le pregunto ¿entonces para que lo publica si no está verificado ello? (cosas como esa pasan muy a menudo en este sitio), respuesta mía: para desinformar, crear la intriga y engañar a los incautos que te siguen, propio de personas como ud.
    Por ultimo ese hermoso verso que escribió,no se adapta en nada a ud, porque ni remotamente se parece a su autor.
    Ud. se morirá sin patria, porque la traicionó junto a su familia, su tumba tendrá una bandera que no será la cubana, será la de los traidores, quizás en España le pongan la de ese país o la del país al que le presta sus servicios (¿EE.UU?), y flores, dudo que alguien lo recuerde después de muerto.

  7. JMPRESOL
    Un viejo melón de castilla es lo que eres en historia de Cuba, primero Lester Rodríguez no tuvo vínculos con el Moncada y menos con sus combatientes hasta después de esos hechos. El único santiaguero que conocía de la acción era Renato Guitart.
    Segundo Martha Rojas entró al Moncada sobre las 11 de la mañana, horas después, muchas horas después, en la tarde y luego de la conferencia de prensa de Chaviano fue que se le permitió a ella, su fotógrafo y otros hacer un recorrido por la instalación, lee su libro ¨El Juicio del Moncada¨. Una cosilla es que Chaviano en esa conferencia no reconoció que existían detenidos hasta solo después que un soldado se lo dijera en voz baja y motivado a una pregunta de la propia Martha que ya había visto a las dos mujeres, fue entonces que reconoció la existencia de detenidos, manifestando que no se le había informado. Tan mentiroso como Ud ese Chaviano.
    No se cual es su concepto de torturas, pero sacarle los ojos a un prisionero o castrarlo, que es sino una forma manifiesta de ello, lo cual utilizaron durante muchos años de dictadura.
    Braulio y no Claudio Coroneaux, (vuelves a demostrar desconocimiento), que es como se llamaba realmente, al igual que muchos soldados eran hombres de honor, ejemplos existen, has oído sobre el Tte Pedro Sarría, si no lo has hecho tómalo como tarea, también el Comandante Quevedo, ciertamente no todos eran asesinos, confiaban en un ejercito constitucional al que pertenecían hasta el golpe del 10 de marzo, sabes a que me refiero, ya hasta dudo de sus conocimientos históricos, pero no lo culpo ya que Ud no escribe por si mismo y cuando una persona actúa así sencillamente se convierte en una marioneta, vaya a saber de quién, aunque realmente si lo sabemos, pierde sus verdaderos conocimientos y desconoce a su propio país.
    Agustín Díaz Cartaya es el autor de la marcha del 26, ese honor nadie se lo puede quitar, ahora no salgas conque fue el tal Daniel, solo tú eres capaz de tamaño invento y como ¨eres muy letradito y estudiadito¨conoces lo que es derecho de autor, y hasta la fecha nadie ha podido reclamar esa autoría, porque no existe, solo en tu aberrada imaginación.
    En fin ciudadano sin patria Presol, de mentiroso a estafador es lo que te has convertido, puesto que ahora estas estafando a los que te pagan por escribir aquí.
    Una cosa, tras un mentiroso pueden existir otros que te siguen el juego, en este caso creo la incauta ha sido Gretther, pero ello no quiere decir que todos te crean.
    Tic Tac tu marca pasos se esta agotando. Apretaste o mejor dicho, estas apretando Yuyo.

    • ¡Ay!, “viejo amigo”, cada vez veo que hay más lagunas en su formación y que sus jefes no te dan la información necesaria, solo consignas, quizás para que no vea la verdad y le entre la tentación de irse.
      Le contesto únicamente porque hay muchas personas interesadas en los hechos del 26 de Julio y quiero informarles a ellos, no a usted, aunque esto va a ser largo.
      Antes de empezar, como usted sabrá, he sufrido un ataque informático a mi PC, y he estado sin él durante unas 48 horas. Lo debe saber, pues su comentario no ha sido el día 26, o el 27; ha sido el 28 aproximadamente una hora después de que el técnico que lo ha reparado se conectase a la página web que había “originado” la “avería” y que se comprobase que ya no había “peligro”. Bueno, han atacado, como lo harán muchas veces, pero sin éxito. Cada vez son más burdos y débiles. Solo retrasan su ineludible final.
      Como siempre, cuando no tienen argumentos recurren al insulto.
      En relación con sus comentarios sobre Lester Rodríguez, debo decirle que si tuvo vínculos con el Moncada, tantos como que fue el jefe del grupo que ocupó el Palacio de Justicia, no Raúl Castro, como pretenden. Si tiene información que diga lo contrario no me la remita a mí, por favor, diríjase a los redactores de su “historia oficial”, y concretamente a Ecured: http://www.ecured.cu/L%C3%A9ster_Rodr%C3%ADguez
      Correcto, gracias por comprobar mi cálculo, Marta Rojas entró al Moncada sobre las 11 de la mañana, cuente usted las horas y verá como mi afirmación sobre las torturas es lógica, pero ella entró antes del recorrido “oficial” por la instalación, pues dio la disculpa de tener que ir al baño, y debió entrar “muy adentro” pues le dio tiempo a ver a Haydee y Melba. Las muchas horas que afirma usted fueron 5, las que van desde las 11 a las 4, eso no son “muchas horas”. Le invitó a que lea, despacio, este enlace a “Radio Rebelde”: http://www.radiorebelde.cu/26-julio-rebelde/marta-testimonios.html
      Mi concepto de torturas es lo que hacían los esbirros de la tiranía batistiana y lo que hacían y siguen haciendo los esbirros de la tiranía castrista.
      Abel y Boris no fueron torturados (ni “arranque” de ojos, ni castración), pues hay muchos testigos de ello. Por si usted no lo conoce, los cuerpos de ambos no estaban tirados por el Moncada, sino que fueron llevados hasta la Granja Siboney y colocados sobre la cerca, junto con otros, para simular un “combate”. Eso no se hace con cuerpos mutilados y, por tanto, muy sangrantes. Además de eso existen varios testigos, como el Sr. Bartolomé, responsable de la funeraria que se hizo cargo de sus cuerpos para enterrarlos, que no vio señales de tortura. Le recuerdo que Haydee Santamaría nunca acusó a nadie de esas torturas, ni de haber vivido el cruento episodio que cuentan. No lo hizo en su juicio, ni lo hizo después. Siempre es alguien el que dice que Haydee dice. Pero, además, como es usted aficionado a las lecturas, le voy a recomendar otra: “Haydee habla del Moncada”, editado por la Comisión de Orientación Revolucionaria del CC del PCE, 1967, La Habana, imagino que es de su confianza la publicación y la fuente. En ella Haydee dice muy claramente que cada vez que se abría la puerta del vivac de Santiago ella, junto con Melba, se arrimaban a la reja lo más que podían para ver si traían detenidos a Fidel, Abel o Boris; y esto lo dice tres días después del 26. O sea que tres días más tarde no tenían ninguna noticia de ellos.
      Sobre lo de Braulio/Claudio ya he hablado, hace un día o dos, con un lector bastante más educado en sus formas y le he dado amplia información, así que no se limite a leer lo que escribo en el artículo. Lea todo.
      Si se quién era el teniente Sarría, se trata de ese sargento después ascendido a teniente y capitán y escolta del Presidente Dorticós, que contaba que cuando capturó a Fidel estaba durmiendo y que, cuando se despertó del todo, empezó a gritar: “Me acojo a los acuerdos de Ginebra sobre los prisioneros de guerra”. Un acto muy heroico, tanto como el de Ernesto Guevara al gritar en Bolivia: “No disparen, soy el Che, y valgo más vivo que muerto”. Claro Guevara no tenía de padrino al arzobispo de Santiago para velar por su integridad y la jugada le salió mal.
      También se quién era el comandante Quevedo, pero opino que debería usted tratarlo con más respeto y darle su rango militar correcto, pues murió siendo General de Brigada de las FAR. También sé que alcanzó un cierto nivel de confianza con Camilo, lea mi artículo de Octubre del año pasado. Por cierto, ¿por qué lo menciona si, para usted, no debe ser otra cosa que un traidor, un desertor y un gusano? ¿Sabía que “se quedó” en Miami en 2003? ¿Sabía que dejó tres libros, aún inéditos, sobre sus años de servicio al castrismo? ¿Sabía que desde Miami se dirigió a sus compañeros de armas para que no reconociesen el gobierno de Raúl Castro y para que se negasen a cooperar con cualquier órgano represivo?
      Me parece que, tristemente, quien pierde sus conocimientos y desconoce su país es usted. No digo lo de “marioneta”, pues yo no suelo insultar.
      Sigo, en mi artículo digo que no he podido verificar totalmente la autoría de la Marcha del 26 (repito, lealo todo), pero en el mundo de habla española hay un refrán que dice que “quién se pica, ajos come”. Usted me parece que se está picando mucho. ¿Es que no existe el disco editado en 1957 bajo el título Sierra Maestra?
      Al resto prefiero no contestar, únicamente a lo de “ciudadano sin Patria” (ojo, para mí, siempre con mayúscula, pero es que me lo ha puesto muy fácil. Voy a responder con versos del Apostol:

      Yo quiero, cundo me muera
      Sin Patria, pero sin amo,
      Tener en mi losa un ramo
      De flores, y una bandera.

      Lo paso muy bien contestándole, pues cada vez me convenzo más de que la razón está de nuestra parte. Pero, como ya hice, no le volveré a contestar, lleva mucho tiempo. Para desperdiciar recursos, y el tiempo es un recurso, están ustedes, los que han hundido a la Patria en la miseria y falta de futuro actuales.
      P.D.: Me gustaría que comentase por qué no intenta rebatir otras cosas como el engaño a los asaltantes, la culpa de Fidel de ser descubiertos, su retirada cobarde que no dio tiempo a que otros interviniesen, etc.

    • Usted tiene el derecho de creer o no creer en la veracidad del artículo,lo que si no puede poner en dudas es que esta mas que demostrado que Fidel es un gran mentiroso y manipulador de la historia.

Comments are closed.

IP Blocking Protection is enabled by IP Address Blocker from LionScripts.com.