El enemigo es el mismo

 

magritte-retratos-beso

Por: Gretther Yedra

En Cuba nos hemos acostumbrado, gracias a la repetitiva coletilla del gobierno, a que cuando se publica alguna nota o información proveniente de los medios independientes, es pagado por el “Imperio”, que los que publican tales “falacias” son mercenarios al servicio de la mafia cubana de Miami. Son tantos los intentos de asfixiar al periodismo independiente de la Isla y todo lo que se le parezca, que a veces publicar una noticia o hacer un reportaje se vuelve tarea titánica.

Y de titanes hablaremos hoy. Me refiero a los jóvenes de Periodismo de Barrio, que en su código de ética contemplan que su primordial aspiración es hacer periodismo.

Estos jóvenes sostienen en sus principios: “no aspiramos a ser la solución de los múltiples problemas que enfrenta el periodismo cubano, ni a construir un discurso hegemónico sobre Cuba, ni a convertirnos en un paradigma de praxis periodística (…) Todas las interpretaciones y construcciones de la realidad son esenciales para alcanzar la verdad y construir una memoria histórica colectiva, inclusiva, auténtica, compleja y fiel, que deje constancia de nuestras cotidianidades a generaciones futuras y fortalezca la identidad nacional. Cualquier proyecto social emancipador que se sustente en la capacidad de mujeres y hombres para pensar libremente exige un periodismo responsable, riguroso y honesto. La libertad de expresión, la libertad de prensa y la libertad de información son condiciones necesarias para promover una participación ciudadana consciente y preservar la democracia, la soberanía, la justicia social, la solidaridad, la dignidad humana y la naturaleza”.

Luego de leer sus propias palabras, nos remitiremos a lo que sucede hoy en Cuba con este grupo de jóvenes periodistas que conforman a Periodismo de Barrio. Fueron a Baracoa a reportar sobre el estado del lugar tras el paso del huracán, llegaron allí con deseos de mostrar al mundo la precaria situación en la que han quedado miles de familias, solo con el objetivo de hacer conciencia y solidarizar a todos los factores con lo que allí sucede. Nadie les paga, no perciben salario alguno por esta noble tarea. Su afán de reivindicar “la lucidez, el rechazo, la ironía y la obstinación”, frente a “la miseria y sus servidumbres”, los ha puesto ante los ojos inquisitoriales del gobierno cubano como meros mercenarios de la palabra, y encima de sus cabezas ha caído el mazo de la acusación: “hacen contrarrevolución”.

Y yo me pregunto, luego de leer el código de ética de esta organización y analizar el trasfondo de casi todos sus artículos, ¿dónde está la “contrarrevolución? ¿Dónde el conspicuo deseo de deformar la realidad o manipular a las masas? ¿Por qué ocultar al mundo que en Baracoa miles de personas no tienen ahora mismo un lugar propio donde guarecerse? ¿Por qué no decir que a pesar de que el ciclón hace casi una semana que devastó la zona oriental, aún hay poblados como Máquina a los que no ha llegado la ayuda humanitaria?

 

#Cuba Sabemos que la calidad de una democracia se mide por el tamaño de sus libertades Click Para Twittear

 

No ignoramos que por razones “de seguridad”, los gobiernos totalitarios asumen que es mejor resguardar la verdad para no destacar vulnerabilidades en el sistema. Es ésta una práctica común que ilustra el grado de incertidumbre y limitación en que se desarrolla el gobierno cubano. Sabemos que la calidad de una democracia se mide por el tamaño de sus libertades, muy especialmente, la libertad de expresión, lo caul nos lleva a la sabida conclusión de que en Cuba esta no existe, está extinta.

Por eso detienen a Elaine Díaz Rodríguez, directora de Periodismo de Barrio, y la acusan de “contrarrevolución”. Feo… muy feo es el panorama periodístico y social en Cuba desde que los vientos del Norte trajeron el deshielo. La necesidad de reprimir a toda costa a cualquiera que tenga otros puntos de vista, otros juicios o criterios, se ha incrementado del 2014 hasta la fecha.

Y les salen al paso los “caballos de Troya”, como diría recientemente el Maestro Jorge Ángel Pérez. Salen a “comerse vivos” a todos los que osen criticar lo criticable dentro de un sistema que se desmorona, y prueba de ello es la coerción continua hacia todo el que disiente. El control y cooptación de medios por las autoridades y el gobierno es también parte de la realidad de nuestro país.

Este denigrante suceso nos ilustra el grado de vulnerabilidad y riesgo por el que atraviesa la prensa en territorio nacional. La policía política y los diversos factores que orquestan esta sui géneris “cacería de brujas” contra todo lo que huela a periodismo alternativo, y con el objetivo de demostrar todo lo que tenga que ser demostrado, acuden a mentiras extremas que van desde encarcelar a periodistas hasta construir fabricaciones, montajes, falsificaciones, amenazas y orquestaciones que sólo pueden realizarse con la disposición de importantes recursos públicos que les permiten sostenerse con gran libertad y por periodos prolongados.

Incluso, ya notamos la grosera intervención en las redes, la cual está alcanzando niveles de alarma. La contratación de robots, bots y trolls que irrumpen y alteran -impunemente- la libre “conversación” de la ciudadanía sobre los temas y asuntos que les venga en gana comentar, por momentos, es escandalosa. Que nadie se confunda o quiera confundir, una cosa es la crítica, muchas veces implacable, el humor y todo lo que representan felizmente las redes y la libre expresión de quienes las usan y otra, muy distinta, la utilización de recursos -públicos y/o privados- para contratar servicios de gente especializada que diseña campañas de odio, linchamientos e intentos de desacreditación contra medios y periodistas. Eso, enteramente, es otra cosa y forma parte, hoy, de ese entorno adverso y peligroso en el que trabaja la prensa, los activistas y defensores de derechos humanos en nuestro país.

La lucidez supone la resistencia a las consecuencias del odio y el culto a la fatalidad. Un diario independiente da el origen de sus informaciones, ayuda al público a evaluarlas, “repudia el relleno de cráneos, suprime las invenciones, palía con comentarios la uniformidad de las informaciones y sirve a la verdad en la medida humana de sus fuerzas”, nos decía el gran Albert Camus.

Y esto es, precisamente,  lo que defiende Periodismo de Barrio. Por ninguna de sus aristas se ven aires “mercantilistas ni mercenarios”. Esa paranoia que reparten los expertos “fabricantes de miseria” dentro de Cuba no es más que falacia para acallar el ruido del látigo con cascabeles en la punta, el cual nos decía Martí que todo buen periodista debe llevar consigo. ¿Acaso sienten cómo el sistema se tambalea bajo sus pies y comienzan a sentir miedo? ¿Cuándo entenderán que la represión y las injusticias los precipitan irremediablemente al abismo?

Aunque el clima es peligroso, inhibidor, e induce a la autocensura, sabemos que, mientras existan jóvenes como Elaine, Ismario, Geysi, Mónica, Carlos Alejandro y Julio, en Cuba no todo está perdido. Frente a la creciente marea de la estupidez, es necesario también oponer alguna desobediencia. “Todas las presiones del mundo no harán que un espíritu un poco limpio acepte ser deshonesto”, decía Camus. Estos profesionales de la palabra acudieron a Baracoa porque saben que servir a la verdad en la medida humana de sus fuerzas es la única posibilidad que tenían de salir airosos cuando escogieron su oficio. Nuestra admiración está con ellos, pues supieron rechazar lo que ninguna fuerza les podría hacer aceptar: servir a la mentira. Es a ellos a quienes les toca formar esos corazones y esas almas de la nueva sociedad cubana, o mejor despertarlos, “será la tarea a la vez modesta y ambiciosa que tocará al periodista independiente. La historia tendrá o no en cuenta estos esfuerzos. Pero habrá que hacerlos”.

 

Fuentes consultadas:

1. Website Periodismo de Barrio

2. Albert Camus, Artículos periodísticos

3. Diario de Cuba

4. Cibercuba

5. 14 y Medio

 

 

 

 

Si deseas enviar tus comentarios sobre el post desde Cuba, escribe a: comunicaciones@somosmascuba.com. Tus opiniones serán incluidas en el blog.
Para seguir este blog por correo desde Cuba, por favor envía un correo acoordinador@somosmascuba.com. Desde el resto del mundo, ve a www.somosmascuba.com, columna de la derecha, suscribirse a este blog.
The following two tabs change content below.
Gretther Yedra Rodriguez

Gretther Yedra Rodriguez

Nací en un pueblo de una hermosa ciudad el veinticuatro de junio de 1982. Crecí y me formé con unos padres que inculcaron en mí, más que amor por la revolución o por los líderes de esta, un inmenso amor a la Patria y a un Martí desconocido por muchos en nuestra Isla. Licenciada en Español y Literatura,  tuve el orgullo de ser maestra y de formar en mis alumnos valores y principios dignos de un ser humano. Creí, como muchos... y también me decepcioné. Una tarde, con mi niño de la mano y un montón de recuerdos, tristezas, inconformidades, algo de desasosiego y otro poco de incertidumbre, me marché de mi patria. Mientras el avión despegaba los versos de José María Heredia se asieron a mi maleta y desde entonces no me abandonan... No sería martiana, y mucho menos cubana si no luchara de algún modo por una Patria Libre. Tengo una fe inconmensurable en el movimiento Somos +, es por eso que desde mis palabras estaré con ellos.

Comentarios con Facebook

comments

2 comments on “El enemigo es el mismo
  1. Estos muchachos hacen un periodismo genial. .diverso..directo. ..sin tapujos. Me encanta lo si hacen. Que lástima lo que les está sucediendo.

  2. Queda mucho por hacer, pero poco a poco con responsabilidad se puede voltear la moneda, todos sabemos que no será fácil, pero no imposible, seguirán post como este, pero una razón siempre será clara, cuando haces algo por bien aunque te azoten seguirás tu camino!!

Comments are closed.

IP Blocking Protection is enabled by IP Address Blocker from LionScripts.com.