Oficio forense: A Everleny quiero desenterrarlo

 

omar-everleny-cuba-censura

Por: Gretther Yedra

El camino de Santiago para el economista Omar Everleny Pérez surgió a pocos meses de la visita de Obama a nuestro país. Tras una entrevista concedida al equipo de Palabra Nueva comenzó el “vía crucis” de este afamado y brillante economista cubano.

Y es que hacer un desnudo hiperrealista de la economía cubana actual requiere de una enorme dosis de coraje y otro tanto de deseos de ver emprender el vuelo a la tan vapuleada prosperidad económica de Cuba. Esto exactamente fue lo que hizo Everleny, y no se percató de que la delgada línea que lo separaba de ser “un proscrito” en el sentido más estricto de la palabra, se rompería de un momento a otro.

Sobre el tan escabroso tema alimentario hizo un análisis contundente de lo que sucede en Cuba hoy. No se anduvo con medias tintas y dijo exactamente lo que debe hacerse para salir de una vez y por todas, de las carencias alimenticias que por décadas sufre el cubano.

En cada palabra que expresó con actitud humilde, pero no por eso menos lúcida, dejó claro que el bloqueo no es sólo por parte de una potencia como EEUU, sino también que viene de dentro: es intrínseco. Y la frase lapidaria y cierta brotó de sus labios: “la toma de decisiones no puede descansar en la negación del posible enriquecimiento… las cosas no pueden resolverse con medidas centralistas. El mundo cambió, no se puede seguir pensando y haciendo como en el pasado”.

Cuando le preguntaron sobre cómo definía la economía del país expresó:

“Es muy difícil definirla. Sigue siendo la asignatura pendiente del país. Se ha sostenido en una gran parte con recursos externos, es muy cambiante, con elevada centralización, y cuando aparecen recursos externos de forma masiva hay una recentralización. En la medida que se descentraliza, la economía crece más…”

Sobre otros temas neurálgicos versó esta extensa y definitoria entrevista que provocó su inmediata destitución del Centro de estudios de Economía Cubana (CEEC) con sede en La Universidad de La Habana. A partir de ese momento inició su calvario, cosa que viene haciéndose costumbre en los últimos tiempos en los sectores intelectuales del país. Numerosos casos de injusticias contra profesionales que desde su posición se atreven a disentir con el régimen y ven la paja en el ojo justo.

Acusaron a este experto en economía cubana de “hablar con la prensa extranjera, dar algunas conferencias o participar en encuentros con personas”. Además de estas razones, al entregarle la resolución de separación, el 8 de abril, se le imputó “indisciplina”, “actitud irreverente”, “haber dicho que existe una comisión de Estados Unidos en la Universidad, una cosa que reconoce todo el mundo”, y haber aceptado remuneración por sus conferencias, “lo cual es totalmente falso”.

El tema ya no es noticia, tal vez nadie recuerde qué sucedió con ese hombre bajito de mirada incisiva e ideas muy bien fundamentadas. Pero no se trata de hacer del asunto algo mediático, sino de hacer justicia aunque sólo sea desde la palabra. No podemos seguir permitiendo que a personas como este reputado especialista las conminen al silencio, al “plan pijama” sólo por que un grupo de obcecados quieran mantener el mito del enemigo acechante, “el estado de sitio permanente”. Cuantas veces sea necesario refrescar la memoria colectiva deberá hacerse. Dicen que tanto va el cántaro a la fuente hasta que se rompe. Esta es la incipiente estrategia de quien escribe: llevar y traer el cántaro tantas veces hasta romperlo en mil pedazos.

Una vez más en la “comarca de su majestad”, como reza el viejo tema de Carlos Varela, al “leñador” lo han hecho “leña”. Queman el bosque de quien se atreve a poner el dedo sobre la putrefacta llaga, pero quizás ignoran los últimos versos de esta canción…el leñador aunque no tenga bosque sigue soñando con árboles, y algún día no muy lejano todos los que, como Everleny, se atrevieron a planificar un país próspero y fueron proscritos por la “Santa Inquisición Socialista cubana”, podrán reconstruir una Cuba nueva, esta vez sin ataduras ni monsergas estalinistas que lastran cualquier intento de prosperidad y futuro.

Si deseas enviar tus comentarios sobre el post desde Cuba, escribe a: comunicaciones@somosmascuba.com. Tus opiniones serán incluidas en el blog.
Para seguir este blog por correo desde Cuba, por favor envía un correo acoordinador@somosmascuba.com. Desde el resto del mundo, ve a www.somosmascuba.com, columna de la derecha, suscribirse a este blog.

Comentarios con Facebook

comments

One comment on “Oficio forense: A Everleny quiero desenterrarlo
  1. Excelente artículo!!!
    Para ser sincero tengo que decir que algunos artículos anteriores de Grether no me agradaron mucho en cuanto a las palabras que usa, porque son muy rebuscadas para mi gusto; sin embargo concuerdo en alto grado con las ideas principales de ellos. Pero este artículo me ha gustado mucho por la claridad y exactitud con que aborda este tema tan importante. La maquinaria está muy bien pensada y engranada, pero ya es demasiado evidente y bochornosa la manera en que tratan de reprimir las ideas de todo un pueblo que quiere pensar por si mismo y en este caso quisieron callar las brillantes ideas de este economista que hace ya mucho rato se estaba saliendo del guión del gobierno totalitario y dictatorial de Cuba. Recuerdo que publicaron excelentes artículos de Everleny en Espacio Laical.
    La Libertad económica es esencial para el desarrollo del país, y es un derecho de todos los cubanos, pero los dirigentes saben que este asunto es esencial para seguir teniendo subyugado al pueblo cubano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

IP Blocking Protection is enabled by IP Address Blocker from LionScripts.com.