Las sombras y los culpables

 

Foto de Ariel Maceo Téllez

 

Por: Gretther Yedra

La sombra de Fidel será muy alargada en Cuba, dividida entre los que lo consideran un verdugo y los que quieren rehabilitar su legado histórico.

“Dime un verdadero líder que no haya sido un asesino, que no firmara penas de muerte”, me dice una gran amiga que hasta el momento consideré desligada de cualquier tipo de ideología. Esto me paralizó.

Inasequibles al desaliento, los dirigentes de la FEU, de la UJC, del PCC, y demás organizaciones, acudirán siempre a la Plaza de la Revolución o al cementerio de Santa Ifigenia, cada 25 de noviembre a colocar impertérritos su ofrenda floral en la tumba de Fidel Castro, a los pies de la piedra que tiene como panteón.

“Es verdad, los cubanos han tenido que pagar un alto precio (en vidas humanas) por las grandes victorias, pero el pueblo estaba dispuesto a sacrificarse. Compara la salud y la educación de antes del 59 con la de los últimos 50 años”, añade otro amigo al que pregunto.

El gremio más adepto a la figura del “líder”, cree que el actual presidente Raúl Castro, no superará la capacidad de liderazgo mesiánico que tuvo en vida su hermano. Temen que todo se desmorone. Y yo me pregunto: ¿cómo es que no acaban de aterrizar y comprender que ese sistema está roto, podrido y desmoronado desde hace muchísimo tiempo? Realmente no sé si algún tipo de amnesia selectiva, tantos años sumergidos en la podredumbre de la doble moral o la adoración fidelista, son algunas de las posibles razones que los hacen actuar de ese modo, pero descorazona un poco.  Otros, por miedo, no se atreven a decir lo que piensan y callan.

Algunos más locuaces, expresan su esperanza de que todo cambie. Pero de manera general, dentro y fuera de Cuba, se ha desatado el curioso fenómeno denominado síndrome de Estocolmo. Y es este fenómeno, lo que me hace escribir el artículo que están leyendo. Tengo la intención de ilustrar medianamente, cómo anda Cuba luego de que Fidel la ha dejado.

Tras el anuncio de la muerte del caudillo en noviembre pasado, muchas personas creyeron que esto traería consigo una nueva esperanza hacia las mejoras sociales y económicas. Sin embargo, la noticia dada el día 28 de diciembre, donde el gobierno cubano se declaró en “recesión”, acaba de aplastar las ficticias esperanzas.

En entrevista realizada al pueblo con respecto al duro momento por el que atraviesa el país, los ciudadanos dijeron que estaban acostumbrados a “vivir con cualquier cosa”, que eran “adaptables”. Otros alegaron que si se cierra una puerta, se abren otras. Dependencia y más dependencia. Es decir, el cubano ya no quiere luchar por sí mismo, el cubano ya ve como algo normal las carencias materiales y la pérdida de valores, en fin, el cubano pretende seguir amamantado de “otra vaca”, la que sea da igual.

No dejemos que la supuesta genialidad o la locura de un hombre, nos haga desvariar a la hora de emitir juicios. El socialismo como sistema social es un fracaso. Darle de comer a un hombre lo hace inútil. Enseñar a un hombre a pescar, a cazar, a ganarse su sustento lo hace batallar en la vida.

Tal vez por este estado de cosas es que en Cuba se ha perdido la fe, porque no nos enseñaron a pescar, nos dieron la comida en la boca para que fuéramos más dependientes y adictos al asistencialismo estatal. Pero, ojo con esto, no nos han garantizado el bocado por extrema generosidad. Nada más lejos de los hechos. Si nos han dado desde hace más de cincuenta años la comida en la boca, es para manipularnos y convertirnos a su antojo en títeres.

Según Noam Chomsky, una de las diez técnicas de la manipulación de las masas consiste en la estrategia de la gradualidad, o sea, disminuir gradualmente todo lo que la persona necesite: estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez, en nuestro país se han ido aplicando de manera paulatina a tal punto, que el pueblo ha terminado por aceptarlas como algo natural y necesario. No es casualidad la implantación de una tarjeta de abastecimiento en la década de los terribles 60, y los productos racionados o extintos desde los lejanos 80.

En Cuba justificamos a diario todo lo que pasa, se lo achacamos al burocratismo, a la corrupción, al “sociolismo”; pero el verdadero culpable es el sistema: ese sistema podrido y obsoleto, que a muchos deja exhaustos y a otros los hace huir para salvarse. Muchos, sin embargo, prefieren mantener los ojos bien cerrados como en la película de Stanley Kubrick, para no reconocer que todo por lo que lucharon y se sacrificaron, no existe más.

Y son muchos los que ahora intentan evadir la realidad de que Cuba vive en totalitarismo desde 1959. Justificar lo malo, es alentar a que se sigan cometiendo vejaciones, maltratos y atropellos. Si realizáramos una encuesta, casi la mitad de los cubanos alrededor del mundo –incluyendo los residentes en la isla- considera positivo el papel jugado por el dictador cubano en la vida del país, frente a un tercio que opina toda lo contrario. Los sentimientos se dividen en un momento que debería ser de máxima unión, para acabar de sacar de las profundidades a ese reptil disecado que muchos llaman Cuba.

Ahora el actual gobierno mantiene un doble juego: no hace propaganda fidelista, pero tampoco la prohíbe. A los alemanes reconocer su culpa por el nazismo les ayudó a crear un estado democrático. A no repetir la historia. Pero según el mismo Gabriel García Márquez, gran escritor y amigo de Fidel Castro, hay estirpes que están obligadas a repetir la historia, a viajar en círculos hasta que el torbellino del olvido las borre de la faz de la tierra. Esperemos que nosotros los cubanos no seamos una de estas razas condenadas a cien años de soledad y miseria.

 

 

The following two tabs change content below.
Gretther Yedra Rodriguez

Gretther Yedra Rodriguez

Nací en un pueblo de una hermosa ciudad el veinticuatro de junio de 1982. Crecí y me formé con unos padres que inculcaron en mí, más que amor por la revolución o por los líderes de esta, un inmenso amor a la Patria y a un Martí desconocido por muchos en nuestra Isla. Licenciada en Español y Literatura,  tuve el orgullo de ser maestra y de formar en mis alumnos valores y principios dignos de un ser humano. Creí, como muchos... y también me decepcioné. Una tarde, con mi niño de la mano y un montón de recuerdos, tristezas, inconformidades, algo de desasosiego y otro poco de incertidumbre, me marché de mi patria. Mientras el avión despegaba los versos de José María Heredia se asieron a mi maleta y desde entonces no me abandonan... No sería martiana, y mucho menos cubana si no luchara de algún modo por una Patria Libre. Tengo una fe inconmensurable en el movimiento Somos +, es por eso que desde mis palabras estaré con ellos.

Comentarios con Facebook

comments

3 comments on “Las sombras y los culpables
  1. Buen comentario amiga, y tengo puntos a favor y otros no, a favor de dejar gratitudes con aquellos que no se han forzados con aquellos oportunistas para llamarlos de una manera viven del comunismo y su posición los define como eslavon superior, cadena rota desde su confección, quien me va a decir que en cuba no hay ricos y que que todo es repartido equitativamente!? Solo la ilusión de un discurso vacío sobre un papel prehistórico, ahora como erradicar eso? Para mi todo esta en la competencia, todo esta en el desarrollo individual y general, tanto políticamente como económicamente si no hay competencia se rompe el desarrollo se rompe el futuro y se ve en cuba, se dieron cuenta!? Para mi entender si, pero hay cosas que cambiarán paulatinamente, solo se necesita un primer paso, y creo que poco a poco se induce al cambio, y la doble moral unilateral quedará, ahora creo que debemos hacer uso real de la palabra revolución y sea acción no palabras continuadas sin procesos reales. Por otro lado amiga fidel ya esta en la historia se quiera o no, por los dos lados y sera siempre recordado por lo bueno y lo malo, ahora su legado está vigente, hay que incorporar lo bueno, a nuestro ideal es mi opinión personal, saludos y felices 2017

  2. Muy buen comentario,también me gusta tu forma de escribir e interpretar la realidad cubana, creo que lo único, y que no podras tener nunca es la experiencia de haber vivido esta Cuba de Fidel desde sus inicios,si asi fuera entenderias aun mejor los porque, de los porque,las verdaderas causas de este fenómeno social, que realmente es complejo,y que fue bien articulado desde la Cierra Maestra,o quizás desde antes,te recomiendo platicar con personas que si vivieron todo aquello desde el principio,y así podrías fertilizar tus comentarios,que son muy buenos, y con buena redacción.Yo por mis 68 años, lo vivi todo desde el principio, pèro no tengo la facilidad de escribir como lo haces tu,realmente lo siento,y no he encontrado una persona con tus dones de escritora y tu preparación, para hacer una simbiosis,y así lograr llegar a conclusiones mas solidas , ya que se basarian en hechos que ya pocos recuerdan a profundidad,y que dan muchos de los porque ocurre esto y lo otro, y de donde salio todo.
    Para mi el punto de partida, fue la creación artificial de la miseria material, y de ella la espiritual,todo lo demás se fue perfeccionando dia a dia, y de forma gradual como tu explicas.felicidades en este fin de año,y que el próximo te traiga muchas cosas buenas, que veo claramente que te lo mereces.
    Mi correo es—sutilin58@yahoo.es—–si fuera de tu agrado podríamos intercambiar ideas,y tu las llevas de esa forma magistral al papel.
    Esto es solo uina propuesta, si no te gusta, no importa, yo seguire leyendo tus articulas, y te seguire admirando

Comments are closed.

IP Blocking Protection is enabled by IP Address Blocker from LionScripts.com.