El maltrato animal en Cuba: retrato de la infamia

 

Foto tomada de internet

 

Por: Gretther Yedra

La crueldad contra los animales es una situación cada vez más común en la actualidad, estos actos incluyen desde el abandono, negligencias, tenencia irresponsable, hasta comportamientos expresamente violentos y brutales. Casos como el tan famoso Asesino de Manzanillo que incendió a un perrito dentro de una caja de madera es el último desmadre que se ha cometido en Cuba contra un animal. No es raro ver a jóvenes de determinados credos que agreden a perros, gatos y otros animales. En Cuba ya es común este tipo de “incidentes”.

Pese a la existencia de diversos organismos y declaraciones, como la Declaración Universal de los Derechos de los Animales, la cual señala que “ningún animal será sometido a malos tratos ni a actos crueles”, además proclamar el derecho de atención y protección por parte de la especie humana; los actos irresponsables hacia los animales ya están instaurados como un problema grave en la sociedad cubana.

Atropellos, torturas y malos tratos son una realidad más común de lo que se cree. De hecho, la Human Society estima que cerca de un millón de animales son maltratados cada año sólo en Estados Unidos, siendo el 57% de estos daños intencionales y 47% por negligencia. Y estas cifras se repiten en Latinoamérica, región en donde aún se le resta mucha importancia al tema del abuso animal.

La Constitución de Cuba no contempla artículos donde se proteja a los animales y se penen a las personas que los maltratan. Solo grupos de personas naturales y alguna que otra organización son  quienes otorgan apoyo a animales maltratados o en peligro.

La solución para los casos de maltrato y negligencia contra los animales recae en la elaboración de reglamentos y organismos fiscalizadores que sancionen estos actos. Pero el gobierno cubano, tan inmerso en otras tareas, no da importancia a este tipo de injusticias. Y se lava las manos como Poncio Pilatos.

Es una tarea a nivel de estado y de gobierno, la creación de conciencia en la población con respecto a la tenencia responsable de mascotas. Los animales son seres vivos que sufren y tienen sentimientos, es necesario educar a la gente sobre la importancia de la esterilización de machos y hembras, para así evitar la sobrepoblación en las ciudades.

La indolencia creciente que se ha apoderado de los cubanos de manera general, también se extiende a los animales. Y cada día crece el número de perros callejeros por el abandono humano.

Ser responsables con nuestras mascotas tiene que ver con las obligaciones que nos toca adoptar como dueños, preocupándonos tanto de su salud, alimentación, vivienda, afecto, entretenimiento y, en general, de su bienestar.

Cuando alguna de estos deberes no es cumplido, se cae – en mayor o menor grado – en una irresponsabilidad para con ellos.

Lo que sucedió en Manzanillo hace pocos días, aún queda impune. Los periodistas de varios medios oficiales, en lugar de condenar el hecho, critican al joven que subió el vídeo a Facebook. Giordan Rodríguez Milanés asegura que lo subió luego de que las autoridades no hicieran nada al respecto,  para que el crimen no quedara impune, para crear conciencia y apresar a los culpables de tan deleznable hecho.

Este tipo de actos violentos y crueles dicen mucho de una sociedad. Es repugnante saber que las entidades correspondientes no se pronuncian sobre lo sucedido.

Una de las metas dentro de una Cuba nueva es redactar una Constitución plural y democrática, donde se contemple la protección hacia los animales. Mientras tanto, luchemos por que hechos como este no se repitan. No dejemos que las cifras de abandono y maltrato animal aumenten y que las noticias sobre descabellados actos de violencia contra perros, gatos  y animales en general, se conviertan en “el pan nuestro de cada día” en las redes sociales y en nuestro entorno.

 

The following two tabs change content below.
Gretther Yedra Rodriguez

Gretther Yedra Rodriguez

Nací en un pueblo de una hermosa ciudad el veinticuatro de junio de 1982. Crecí y me formé con unos padres que inculcaron en mí, más que amor por la revolución o por los líderes de esta, un inmenso amor a la Patria y a un Martí desconocido por muchos en nuestra Isla. Licenciada en Español y Literatura,  tuve el orgullo de ser maestra y de formar en mis alumnos valores y principios dignos de un ser humano. Creí, como muchos... y también me decepcioné. Una tarde, con mi niño de la mano y un montón de recuerdos, tristezas, inconformidades, algo de desasosiego y otro poco de incertidumbre, me marché de mi patria. Mientras el avión despegaba los versos de José María Heredia se asieron a mi maleta y desde entonces no me abandonan... No sería martiana, y mucho menos cubana si no luchara de algún modo por una Patria Libre. Tengo una fe inconmensurable en el movimiento Somos +, es por eso que desde mis palabras estaré con ellos.
Gretther Yedra Rodriguez

Últimos posts de Gretther Yedra Rodriguez (ver todos)

Comentarios con Facebook

comments


Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de Somos Más.


 

IP Blocking Protection is enabled by IP Address Blocker from LionScripts.com.