Preguntas complacientes: Respuestas engañosas

 

Por Germán M. González

El órgano oficial del partido y gobierno publica (agosto 02/2017) una entrevista tomada de “Razones de Cuba” realizada al Dr. José Luis Toledo Santander, presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos de la Asamblea Nacional del Poder Popular y Profesor Titular de la Universidad de La Habana. Aclaran que es un primer trabajo de “corte histórico” para explicar las bases para la conformación institucional del Estado Cubano, según la “historia oficial”, con omisiones, versiones sesgadas y mendacidades.

El entrevistado califica el sistema de joven -solo 41 años- y original. Falso lo de joven, dos mil años atrás los emperadores romanos nombraban a los senadores y éstos a su vez lo elegían a él, tal como se hace aquí. Falsa su  originalidad, basta buscar la Constitución Soviética (especialmente la tercera, 1977). Veamos solo un artículo:

Cinco de la cubana: “El Partido Comunista de Cuba, ¿martiano? (1) y marxista-leninista, (…), es la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado, (…)”.

Seis de la soviética: “La fuerza dirigente y orientadora de la sociedad soviética y el núcleo de su sistema político, de las organizaciones estatales y sociales es el Partido Comunista (…)”.

El entrevistado encomia la “unidad” (realmente falsa unanimidad inherente al sistema político). Hasta su total desmerengamiento las votaciones en el “campo socialista” eran unánimes. Aquí, seguido de una votación del 99,9%, se inscribieron casi 600 mil personas en la Oficina de Intereses estadounidense luego de la firma de los acuerdos migratorios. Los cubanos aprueban la enmienda constitucional que menciona explícitamente al “monstruo” y luego se refugian en sus entrañas.

Lo de “órganos colegiados” de poder si no fuera trágico provocaría risas. El propio Raúl Castro lo admitió cuando dijo que al faltar Fidel tenían que jugar su papel las instituciones. ¿Cuál diputado fue consultado para: defenestrar dos tercios de la agroindustria azucarera; crear el superministerio de la Batalla de Ideas”; nombrar el gobierno provisional ante la enfermedad del propio Fidel Castro? Ahora mismo: ¿Qué diputado puede inmiscuirse en las operaciones de GAESA? ¿Cuáles terrenos están vedados para la Contraloría, la Fiscalía, la prensa, los órganos policiales… y los diputados? Por favor doctor, para chistes Pánfilo y sus colegas.

El partido y gobierno no es electoral -de hecho en Cuba no se celebran elecciones en el sentido nato del término- le basta con designar las personas al frente de las “organizaciones de masas” procedentes de la cima o de la nomenclatura subordinada, éstas designan las comisiones de candidatura que a su vez le presenta la lista de candidatos a diputados a la cima para su revisión, una vez aprobadas se presentan a los ¿electores? como lista cerrada, no modificable, los candidatos ya diputados se reúnen y eligen el Consejo de Estado & Buró Político, según lista elaborada por sus mismos integrantes, ahí no existe comisión. ¿Electoral el partido? ¿Para qué?

La tergiversación de la Historia y los hechos reales son olímpicos, se obvian las condiciones en que se aprobó la actual constitución: el gobierno de autocracia absoluta desde 1959, gracias a la Ley Fundamental que daba al Consejo de Ministros todos los poderes del Estado con su jefe quitando y poniendo ministros a su voluntad.

Olvida los juicios sumarísimos sin garantías procesales con más de cinco mil fusilados y casi treinta mil encarcelados con largas condenas, centenares de miles de exiliados; la intervención en los asuntos internos de otras naciones que comenzaron desde Mayo de 1959 con la invasión a República Dominicana; la intromisión en conflictos entre naciones soberanas, en lugares tan distantes como el Cuerno Africano, el Magreb, el Oriente Medio, el África Sub-sahariana.

Obvia el entrevistado al reflejar el contexto histórico que todos los medios estaban en poder del partido y gobierno, no hubo debate pues sin información ¿Qué debate puede existir? Cuba estaba aislada del mundo exterior. Las “comisiones” filtraban cualquier propuesta incómoda y se quedaban donde se dijeran, solo se consideraban las coincidentes con los intereses del partido y gobierno.

Fue la época del “quinquenio gris” -en realidad casi un decenio hasta que los artistas e intelectuales engrosaron la diáspora- y ante la amenaza de quedarse sin creadores se hicieron concesiones económicas bajo la condición de “cero reparos”, todo ello logró una intelectualidad como hasta hoy: acrítica o panfletaria.

El extremismo estaba a la orden del día, la “conducta impropia”, la purga universitaria para gays, religiosos, o “tibios” ideológicos, las brigadas de trabajo forzado para quien solicitara la salida del País, y otras medidas “sovietizantes” estaban implícitas.

Cuando se debatió y aprobó la Constitución del 40 no solo se transmitieron por radio las sesiones, se debatió en la prensa que abarcaba todo el diapasón político del país, desde el estalinista “Noticias de Hoy” hasta el derechista “Diario de la Marina”, periodistas, ensayistas, políticos, ciudadanos, de cualquier orientación ideológica, clase social, sexo, religión, etc. podía publicar, ser entrevistado, etc. En 16 diarios nacionales, uno en cada provincia, varias revistas, y decenas de estaciones de radio, nacionales y locales se debatió, sin “comisiones” y sin seleccionar los entrevistados con respuestas complacientes.

Los sindicatos, asociaciones profesionales, en fin, la sociedad civil que en esa época no era “polea transmisora de la política del partido a las masas”, sino autónomas pudieron participar en los debates, exponer sus opiniones y defender sus derechos en un ambiente totalmente abierto, sin el “Gran Hermano observando,

Sólo unos datos: en poco más de cinco décadas de República Cuba cuadriplicó más su población, multiplicó por 10 su producción de azúcar, cifra similar para su Producto Interno Bruto, multiplicó por tres la masa ganadera, erradicó todas las enfermedades erradicables en la época, creó un sistema nacional de enseñanza de vanguardia mundialmente, todas nuestras cumbres en las diferentes manifestaciones artísticas y culturales existían ya, en los deportes se contó con estrellas no repetidas aún, para resumir, la moneda cubana se cotizaba a la par del dólar estadounidense, no existía deuda externa y, Doctor, por favor revise el Anuario Estadístico de Cuba y además coteje la libreta de abastecimiento de 1963 cuando se implantó y la de hoy. Después opine.

Cualquiera que lea las constituciones soviético/cubana de 1976 y la cubana de 1940 constata lo moderna y práctica de ésta y lo anticuada y rígida de aquellas. Por eso, para cambiar de gobierno hubo que hacer añicos la Unión Soviética. Veremos qué pasará aquí…

 

Fuentes Consultadas: 

No existe, en la extensa obra martiana, una sola frase justificando explícitamente este sistema y sí existen muchísimas condenándolo:

Una Constitución es una ley viva y práctica que no puede construirse con elementos ideológicos. O.C. t 9, p 308.

El gobierno  ha de nacer del país. La forma de gobierno ha de avenirse a la constitución propia del país. El gobierno no es más que el equilibrio de los elementos naturales del país. O.C. t 6, p 16.

Todo poder amplia y prolongadamente ejercido degenera en casta. Con la casta, vienen los intereses, las altas posiciones, los miedos de perderlas, las intrigas para sostenerlas. O.C. t9, p 340.

La República se levanta en hombros del sufragio universal, (…) O.C. t 1, p 91.

 

The following two tabs change content below.

Comentarios con Facebook

comments

IP Blocking Protection is enabled by IP Address Blocker from LionScripts.com.