ORQUIDEA

 

orquidea

 

Por Ezequiel Álvarez

Bella flor que mis mañanas

Llenas de paz y alegría.

Fulgor audaz de luz temprana,

Inunda feliz el alma mía.

Tierna sonrisa, que de tus encantos,

Soñó el poeta, vibro en su canto,

Y cual nota inmortal que en su armonía,

Borro la pena y todo el llanto.

Vive así, que es tu vida

Faro gentil, lleno de amores.

Que con tus bellos, dulces ojos,

Alumbras con luz de mil colores

A todos los fieles corazones.

VIAJE POR EL PASADO

Fue el volverte a ver

Lo que despertó

Aquel sentimiento ya dormido.

Surgió de nuevo,

Con nuevas energías.

Aunque sabía

Que no te tendría jamás.

En aquel entonces

No supe decir, te quiero.

Tal vez solo quise tu compañía.

Y cuando cansado de verte,

De no comprenderte,

De no buscar de lleno

Lo que había en tu ser,

Te dejé sola y triste

Desconsolada en tu penar.

¡Ay! Destino maldito,

Precio que he de pagar.

Mirarte de nuevo,

Vislumbrar en tu frente

Hermosa mujer:

Destellos de luz,

Nítidos rayos de calor y de gloria,

Cálidas vibraciones

De sentimiento de bien.

Tenerte tan cerca,

Por tan poco tiempo

Y de aquel encuentro

Yo no saber qué hacer.

Tener que partir de nuevo

Sin saber siquiera

A dónde iré.

Y dejarte sin poderte querer.

Que tortura,

Que amargura,

Que vida

Tan cruel.

 

 

DE SER ALGO

De ser algo que quisiera tener,

Quisiera un mundo de felicidad

En que todas las gentes

Sepan vivir y amar.

De ser algo que quisiera dar,

Quisiera dar mi ser

A una mujer.

Para poder crear

De las ilusiones pasajeras

Una que sea realidad.

En un mundo de armonía

En amor filial, sexual, total.

Unirnos para crear

En esta vida la simiente

De el hombre del mañana.

Que de nos al mundo salga

Otro ser al cual guiar

A la comprensión verdadera

De lo que es la humanidad.

IP Blocking Protection is enabled by IP Address Blocker from LionScripts.com.