Crónicas de un comunista decepcionado

En mi reciente visita a Valladolid tuve un casual pero férreo debate con cierto dirigente del Partido Socialista Obrero Español, enfrascado en defender a ultranza el modo en que ha sido gobernada Cuba en el último medio siglo y usaba como argumento fundamental “la indiscutible calidad del sistema de salud cubano, gratuito y todo un referente para el mundo”. Me pareció curioso que un español, teniendo el que es tomado como uno de los mejores del mundo, fijara su mirada en el nuestro que deja tanto que desear.

Me ha parecido oportuno entonces compartir el testimonio de un hombre que tuve el gusto de conocer. Aquella vez puso en mis manos sus declaraciones más desgarradoras. Se trata de un libro que tuve intención de presentar a alguna editorial a pesar de que su autor no es un avezado escritor sino un padre que se desahoga en sus páginas. Roberto Chávez Roque sufrió junto a su familia la pérdida de su amado hijo Ernesto -llamado así por haber nacido un 8 de octubre y por la admiración de su padre por el guerrillero argentino- con apenas quince años, a causa de una injustificable negligencia médica.

Todo está dicho en las páginas de “Crónica de un comunista decepcionado” con lujo de detalles, con sus palabras, con sus caprichosas gramática y ortografía, con su antojadiza puntuación. Hubiera podido poner este libro en manos de un editor que puliera estas cosas, que terminara abrillantando su estilo, sin embargo he preferido mostrarlo enseguida, tal y como está porque me he percatado de que esa naturalidad es un valor: desvela la desesperación de un padre y su familia por haber sido víctimas, en primer lugar, de la enfermedad de un hijo, pero después, de un trato arbitrario e injusto, de un mal proceder médico, de la muerte del muchacho y de los oídos sordos de las autoridades que no han sido capaces, aun con todo esto, de coger el rábano por las hojas.

Espero que este libro, tecleado por su autor tarde a tarde en casa de un vecino que gentilmente le dejaba la computadora y con la lentitud de alguien poco ducho en el mundo informático, consiga emocionarlos y sensibilizarlos como lo han hecho conmigo y con los amigos que han podido leerlo.

Ing. Eliécer Ávila

Descarga el libro en PDF:  Crónicas de un comunista decepcionado

El libro estará permanentemente en la Página de Artículos de este blog.

Un par de buenos goles…

Reynaldo, Victor y Eliécer con abogados australianos

Reynaldo, Victor y Eliécer con abogados australianos

En la tarde de hoy fui invitado junto a otros colegas a conversar con un grupo de Juristas Australianos que se encuentran de visita en Cuba. El encuentro se produjo en un salón del hotel Saratoga en el centro histórico habanero. Me siento honrado de asistir a esta cita y poder explicar desde un punto de vista distinto la realidad de mi país. La charla se extendió por más de dos horas y estuvo colmada de preguntas que suelen ir desde el proceso eleccionario y la estructura del gobierno hasta la carne de res y el matrimonio gay.

La curiosidad por saber lo que pasa en Cuba no es algo nuevo, lo que pudiéramos decir que es nuevo es la disposición de estas delegaciones a escuchar voces alternativas al gobierno en un marco natural, abierto y transparente.

La sensación que nos quedó a los que allí asistimos fue que nuestra versión se ajustaba mucho más a lo que ellos habían visto en las calles del país.

Algunos visitantes referían que durante los traslados a lugares turísticos como Viñales, miraban a los costados, las casitas, la gente, las carretas, los camiones cargados de personas y se sentían como en una misión humanitaria en un país en guerra. Mucho más al caminar por las calles de Centro Habana y ver la destrucción y la basura por todos lados.

“Algo no juega aquí” me dijo una abogada de nos 50 años. “Un país con las supuestas estadísticas que muestra Cuba, no puede lucir así”.

Pienso que cada una de estas personas salió del lugar con las dudas bien aclaradas.

Reinaldo Escobar, Víctor Ariel y yo hicimos nuestro mejor esfuerzo en ese sentido. Es un verdadero lujo compartir una exposición con estos amigos. Personas, claras, joviales, mesuradas, simpáticas y sobre todo extremadamente inteligentes y sagaces. Por algo no se atreven los del Partido Comunista a competir en buena lid. Saben que perderían por RSC en el primer round.

Así que prefirieron esta vez hacer lo único que saben; poner gente con cara de velorio afuera del salón a vigilar lo que ya es público. Pero bueno, tienen que darles trabajo a esos miles de jóvenes que han reclutado a base de engaños y que no pueden expulsar ahora como si nada.

Nosotros adelante, disponibles para todo el que con buena fe nos quiera escuchar. Prestos a compartir nuestras ideas y proyectos. Sí, porque no solo tenemos críticas y un listado infinito de problemas sobre los cuales hablar. Tenemos un proyecto de país que defender. Tenemos muy claro cuáles son nuestras fortalezas como pueblo y las compartimos también. Pues sobre esos pilares tendremos que reconstruirnos.

Más tarde, cuando el cansancio ya se hacía presente, llegó la invitación a compartir con un grupo de estudiantes norteamericanos. Son de Chicago, estudian derecho y es su primera vez en Cuba. Tomaron la decisión de vernos por su propia cuenta, muestra de ello es que el profesor que vino al frente no asistió a la cena.

2 miembros de somos + con estudiantes americanos

2 miembros de somos + con estudiantes americanos

Esta vez, los estudiantes intercambiaron durante casi cuatro horas con varios miembros de SOMOS+. De nuevo una lluvia de preguntas complicadas de explicar. Más aun necesitando el auxilio de la traducción. En esto nos ayudó una becaria colombiana nacida en EEUU que sin dominar perfectamente el español hizo un gran esfuerzo y estuvo brillante, pues los muchachos lo mismo dejaron salir lágrimas que estruendosas carcajadas. (Los personajes de los cuadros colgados en la pared fueron los únicos que no se rieron en toda la noche).

Algunos no entendían por ejemplo: ¿Por qué cada vez que intentamos hablar con alguien en la calle se pone pálido, nervioso y mira para los costados?

Agradezco a los muchachos del movimiento la sinceridad y el valor con que expresaron su verdad ante cada pregunta en este intercambio. Agradezco a estos jóvenes norteamericanos y a los abogados australianos el ejercicio de libertad que hicieron al invitarnos, actitud que debiera ser regla y no excepción.

Agradezco igualmente a los policías que nos protegieron todo el tiempo que duró la reunión, no tenían por qué ocultarse cuando salíamos del floridita, hubieran sido bienvenidos incluso en la mesa. Gracias también a la mulata de espejuelitos y con el short arremangao que mientras nos despedíamos no dejaba de rondarnos y mirarnos insistentemente. Debió ser una buena federada que amablemente quería brindarnos café…

SOMOS+ y seguimos.

Ing. Eliécer Avila.

Preocupaciones de un padre primerizo en Cuba

Esto nos escribe un padre primerizo a los amigos de somos + sobre su lucha diaria para conseguir los alimentos básicos para su hijo recién nacido: 

Foto tomada de facebook

Foto tomada de facebook

Ustedes saben que mi bebé acaba de nacer,  está bien gracias a papá Dios, en fin,  el niño nació grande y con apetito voraz . Mi señora no lo llena de leche materna, ya saben, duerme poco y se despierta con mucha hambre, por decisión de nosotros decidimos darle leche LAM de Nestle, me decidí ir a comprar a la red de tiendas por divisas, para sorpresa mía, hermanos en ninguna de la amplia red de tiendas de Caracol, Panamericanas y TRD, no existía dicha Leche maternizada, pero visité la única farmacia que expenden dicha leche en otro embace por supuesto, y que para que lo autorice tienes que ver al ministro se salud, hacia 2 semanas que esta en falta…. Pero les comento mas: Existen mas de 100 marcas de bebidas alcohólicas, mas de 10 de cigarros y una infinidad de cosas sin sentido que se pueden sorprender… Pero para sorpresa mía, quien elabora los productos Nestle es Mexico, y distribuye nada mas y nada menos que: México, Argentina, Colombia, Chile, Ecuador, Paraguay, Uruguay, Dominicana, Costa Rica, Venezuela, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá  ya ven el enemigo no la comercializa.
Hermanos pobrecito los Venezolanos y saquen sus propias conclusiones.
Saludos Somos + tengan buen yo lo tengo malísimo.

Roilan Cabrera Rodriguez

Cumbre de las Américas: miedo a las ideas ajenas y poca fe en las propias

Cumbre de las Américas: miedo a las ideas ajenas y poca fe en las propias.

Falta menos de un mes para la Cumbre de las Américas, que se celebrará en Panamá los días 10 y 11 de abril. La atención de buena parte del mundo se centrará esta vez en Cuba y EE UU, los dos países que han anunciado su intención de restablecer las relaciones bilaterales, rotas hace más de 50 años.

Muchos esperan que esta cumbre no sea como tantas otras, sino que marque un hito en la historia, acogiendo el debate imprescindible sobre el único Estado sin democracia del hemisferio, debate que ha sido postergado injustificadamente durante más de medio siglo.

Ante la inminente posibilidad de no controlar todas las variables del encuentro, el Gobierno cubano se pone cada vez más nervioso. Una de las jugadas que ya se deja ver entre bambalinas está en acusar a los disidentes de querer “atentar” contra la cumbre alternativa del ALBA y otros absurdos por el estilo lanzados por sus agentes de opinión en Internet.

Cualquiera que sepa cómo operan estos mecanismos es consciente de que las matrices de opinión no se inyectan por gusto, sino que persiguen crear un marco adecuado para otras jugadas que pueden ir desde impedir la salida de algunas personas de Cuba hasta organizar actos de repudio y otras actividades habituales en su proceder en territorio panameño.

Aún tenemos frescos en la memoria los espectáculos que orquestaron las embajadas cubanas en aquella primera gira de Yoani Sánchez, especialmente en Latinoamérica. También, más recientemente, en Guadalajara en el marco de una cumbre cultural en la que los simpatizantes del Gobierno cubano arrancaron micrófonos, escupieron y ofendieron a quienes, con mucho esfuerzo, intentaban hablar de forma civilizada.

¿Por qué tanto miedo a las palabras? ¿Debe América soportar eternamente las malacrianzas de un Gobierno que se cree superior, divino e incuestionable?

¿Por qué tanto miedo a las palabras? ¿Debe América soportar eternamente las malacrianzas de un Gobierno que se cree superior, divino e incuestionable?

Esta vez, además de contar con sus tropas de choque exterior, llevan desde adentro su propia sociedad civil. Civil porque no llevarán puesto un uniforme, civil aunque tengan autos con chapa oficial, gasolina oficial, presupuesto oficial, local oficial y, lo mejor de todo, un discurso más oficialista que el del propio Gobierno.

Pero nada de esto importa si los anfitriones logran crear un espacio digno y seguro para que sean escuchadas todas las voces. Ojalá que un poquito de decencia política nos sorprenda. Ya va siendo hora.

Ing. Eliécer Ávila Cicilia

Tomado de 14ymedio