Granada, 1983, el oculto martirologio cubano

 

Soldados norteamericanos trasladan a cubanos a un campo de prisioneros

 

Por: Pedro Acosta

Read it in English

A treinta y tres años del hecho, conversé con más de 60 personas menores de cuarenta años, y con un nivel educacional superior al noveno grado y ninguno sabía a ciencia cierta de qué les hablaba.

Pregunté: ¿Sabes qué pasó en la Isla de Granada en el año 1983? Mayoritariamente me miraban como si les estuviera haciendo   un acertijo. Algunos, los de mayor edad, sin estar seguros de lo que hablaban, dijeron que pensaban que allí se había producido una intervención militar. Solo uno me explicó, con mediana claridad,  y  porque lo había escuchado de sus familiares.

Pequeña lección de historia ¡muy bien oculta! En octubre de 1983, el Jefe de las Fuerzas Armadas de ese país,  por solicitud del partido en el poder, “La Nueva Joya”, da un golpe de estado y asesina al Primer Ministro Maurice Bishop y a toda su familia. Los Estados Unidos, amenazan, y días después invaden la isla.

A un grupo de constructores cubanos que se encontraban allí construyendo un aeropuerto junto con un pequeño grupo de Coroneles que Fidel envió en su avión presidencial, AN-24 (el patico), se les exigió enfrentarse a las tropas élites de la  82 División Aerotransportada de los EEUU. Usted, que fue a construir, sin  que lo asista el  más mínimo derecho, sin el más simple análisis y por la absurda quimera de alguien en busca de una victoria militar sobre  sus eternos enemigos está con las armas en la mano y en peligro mortal.

¡No les asistía el derecho, tampoco la razón, ni el recurrente y muchas veces falso, internacionalismo!

Me pregunto, en maniobra espectacular de mi fantasía, y si ante el empuje incontenible de   los constructores, las tropas élites  norteamericanas se hubieran retirado: ¿A quién le íbamos  a entregar el poder? ¿Qué tiempo permaneceríamos en ese territorio? ¿Qué papel jugaríamos allí mientras tanto?

Nosotros, como ancestral costumbre del régimen, nos enteramos de lo sucedido por las estaciones de radio extranjeras y en primer orden por las del “enemigo”. A pesar de que allí habían constructores cubanos, y Maurice Bishop era gran amigo de Fidel, no fue hasta los tres días que se dijo oficialmente lo sucedido en esa tierra, y ya cuando todo el pueblo cubano manejaba diferentes versiones sobre los hechos.

Maurice Bishop y Fidel Castro

 

Los oficiales debían impedir, apoyándose en los constructores cubanos, que las tropas estadounidenses tomaran el aeropuerto en construcción. Pero sucedió lo  indeseable. Se  enfrentan a las tropas norteamericanas, pero los que combatieron, en su inmensa mayoría, fueron los trabajadores de la construcción,  los expertos y “aguerridos”  militares que envió el Comandante, incluido el Jefe de las tropas, pusieron pies en polvorosa y dejaron en la estacada a los civiles. Estos coroneles, algunos se encuevaron en la Embajada de la  URSS en esa isla, y otros, vagando por los montes y la ciudad fueron detenidos por las fuerzas estadounidenses.

Los militares cubanos fueron cobardes por no enfrentarse al gran jefe y decirle que ellos no estaban dispuestos a cometer el suicidio   que se les estaba pidiendo, y  mucho menos exigir que otros  lo hicieran. Y fueron traidores por  permitir que los inexpertos constructores lo hicieran. Jamás se debió pedir que alguien luchara. Esa no era su batalla, y por demás, tremendamente desigual. Se les pedía inmolarse, ¿en nombre de qué?, ¿por y para quién?

Mientras nuestros militares huían en Cuba las noticias fueron enajenantes. La desgracia que estaba sucediendo, fue además de sobredimensionada, enaltecida y falaz. Lo último que pusieron en boca de una brillante figura de la radio y la televisión cubana fue que los cubanos, defendiendo el último reducto, habían ofrendado sus vidas abrazados a la bandera cubana.

Lo que en realidad ocurrió en Granada solo lo saben los cubanos que regresaron con vida de allí, así mismo son los únicos que saben los vejámenes que cometieron los militares norteamericanos con los oficiales cubanos. Hablando correctamente,  no son los únicos que saben lo que allí sucedió, la prensa internacional se dio convite con la desgracia cubana.

Como en Cuba es tabú tratar el tema Granada, no he podido brindar cifras ni datos de ningún tipo, solo he sentenciado lo que guarda mi memoria. No quise tampoco recurrir a datos foráneos.

No se habla de Granada porque, más de lo dicho, ese fue el más grande desatino, en todos los órdenes, del ya extinto compañero Fidel, entonces Comandante en Jefe.

Además se lució defendiendo la posición y el pundonor  de un hombre, el jefe de las “tropas” cubanas, llegando a decir de este, y comparándolo con el  Titán de Bronce: “Emulo de Maceo”. ¡Qué crimen y qué bochorno!

En Granada, Fidel sufrió su más dura, triste y aleccionadora derrota. Pero realmente quienes sí sufrieron y sintieron fue el pueblo de Cuba, en especial los familiares de aquellos que de manera tan inútil dieron sus vidas y derramaron su sangre en tierra ajena.

¿Cuándo alguien va a pedir perdón, públicamente, a  las madres, esposas e hijos  de los mártires de Granada? ¿Cuándo se le brindará explicaciones al pueblo de Cuba  por semejante decisión? A los mártires de Granada, no se les ha rendido un minuto de silencio, sino que sospechosa y arteramente,  este ha durado  más treinta años.

 

 

 

Si quieres contactar al autor escribe a: pednika51@gmail.com

Si deseas enviar tus comentarios sobre el post desde Cuba, escribe a: comunicaciones@somosmascuba.com. Tus opiniones serán incluidas en el blog.

 Para seguir este blog por correo desde Cuba, por favor envía un correo acoordinador@somosmascuba.com. Desde el resto del mundo, ve a www.somosmascuba.com, columna de la derecha, suscribirse a este blog.

 

The following two tabs change content below.
Pedro Acosta

Pedro Acosta

Nací en Diciembre de 1951. Estudié Contabilidad hasta 3ero y Derecho hasta 2do. Fui combatiente internacionalista en Angola. Dirigí la Ref. aceite comestible más grande de Cuba. Fundé en 1995 un restaurante que dirigí por 17 años. Escribo actualmente para medios independientes. Y hoy estoy aquí aportando mi parte como ciudadano porque la suerte se construye y se abona nadie nos la regala.
Pedro Acosta

Últimos posts de Pedro Acosta (ver todos)

Comentarios con Facebook

comments

5 comments on “Granada, 1983, el oculto martirologio cubano
  1. Mena hable del error y de lo oculto. Para que se sepa del crimen . Si segun tu Tortolo no entrego las armas Entonces salvo muchas vida y evito una masacre mayor e inutil.
    Responde las preguntas que hice y preguntate porque no se habla de ello. Y que sabes tu de mi ideoligia?

  2. Samuel,es que en Cuba no hay pobreza,desempleo,odio,corrupción,falta de orgullo,en Cuba hay todo eso y más,en Cuba hay esclavitud,represión,poca alimentación,no hay libertades civiles,en fin,un país dirigido por una familia de dictadores que han tenido al país en la miseria.

  3. el gran manipulador, siempre llenandole la cabeza al pueblo cubano de tonterias para que no viese lo que en realidad estaba ocurriendo, se han robado el pais miserablemente, lo han desfalcado hasta los huesos y todo ese dinero lo tienen en suiza, como bien lo dijo la revista forbes, que era uno de los mas importantes millonarios del mundo.

  4. Si algo positivo tiene el articulo es que nos recuerda la existencia de aquel insidente que pocos cubanos jovenes conocen, pero la verdad historica no deberia ser tratada tan superficialmente, aunque con ella se trate de desacreditar a alguien o a algo, no con ellos se lograria formar una ideologia. Conoci detalle a detalle de aquel insidente por cada parte emitido por Radio reloj, que la radista del puesto de mando militar ofrecia frecuentemente a Cuba, mientras todas sus fuerzas armadas fueron movilizadas y puestas en alerta 1.
    No pretendo describir lo sucedido alli, porque caeria en el mismo error que el autor del trabajo, pero reafirmo lo comentado por Jorge Dinamo, los cubanos nunca se dejaran amedrentan, aunque el Coronel Pedro Tortolo Colas, en esos momentos Jefe del Estado Mayor del ejercito Central y enviado especial como maxima figura militar ante la noticia del golpe de estado y asesinato de Bishop le haya negado las llaves del cuarto de armamento a los civiles constructores del aeropuerto invadido, haya ofrecido informacion falsa y huido, por lo cual fue sancionado militarmente. Ese no es el ejemplo representante del valor de cada cubano. Saludos

Comments are closed.

IP Blocking Protection is enabled by IP Address Blocker from LionScripts.com.
A %d blogueros les gusta esto: