El voto de la inercia

mujer-vota-elecciones-municipales_CYMIMA20150419_0009_16

Articulo original publicado en 14 y medio

eliecer avila

“Él me maltrata, pero yo lo quiero…, son muchos años juntos, yo no lo puedo dejar”. Cuántas veces hemos oído esta frase en boca de mujeres que sufren de abusos domésticos por parte de sus esposos. Y cuán difícil se hace para familiares, amigos y especialistas de la psicología, convencer a la persona abusada de que denuncie su situación, de que actúe por su propio bien, de que se libere.

La víctima ha desarrollado un profundo complejo de inferioridad, se siente dependiente y no concibe la posibilidad de una vida fuera de la “protección” de su dueño. Aunque cuente con todas las capacidades para estar mucho mejor sin él.

“El me lo da todo, es verdad que tiene ese carácter; no me deja salir, si le digo lo que pienso me castiga, no me permite trabajar, dice que con lo que él me da es suficiente. Si hablo con el vecino –el de la casa grande y linda–, me mata a golpes y a gritos, ellos no se llevan sabe, pero yo sé que él en el fondo me quiere, y lo hace para cuidarme…”

Los síntomas clásicos de la víctima de violencia doméstica se ven también en la relación de los pueblos con sus Gobiernos cuando por más de medio siglo éstos han sido los machos duros de la casa.

Todo el mundo se pasa la vida lamentándose de la “situación insostenible”, las calles, la basura, los salarios, el agua, el pan, Internet, los precios, la burocracia, la censura…. Pero en el fondo, nadie, o para ser justo, pocos se atreven a disgustar a papá.

Por eso se explica una y mil veces que un día como hoy la gente salga a participar de un ejercicio absolutamente inútil, como son las “elecciones parciales” en Cuba.

A veces no nos damos cuenta de cuánto se parecen las luchas por la democracia a las que se libran por la igualdad de género o contra la discriminación. En todas ellas, lo más difícil es lograr que las víctimas cambien su actitud ante la vida, dejando de jugar un papel pasivo para convertirse en protagonistas de su propia historia.

Pero eso no hará que nos cansemos de decirle a los pueblos, como le seguimos diciendo a las mujeres abusadas: tú no dependes de nadie, todo está en tu mente. Si tienes el valor de liberarte, no solo estarás mejor, también descubrirás que con tu propio esfuerzo, puedes ser feliz.

The following two tabs change content below.
Eliécer Ávila

Eliécer Ávila

Presidente del Movimiento Somos+

Comentarios con Facebook

comments

9 comments on “El voto de la inercia
  1. Excelente artículo, el miedo es el que vota en Cuba, siempre hay gente como David, en mi familia hay un par, que de verdad se creen el cuento sin ir a fondo, el fondo es que ninguna de esas personas tiene algún poder de decisión en su “mandato”es solo una marioneta de “las órdenes de arriba” yo quisiera que alguien me dijera: yo fui delegado y decidí cosas, estoy convencido de que no encuentro uno que lo afirme. La persona que hoy día en Cuba sea delegado y no sienta repugnancia por esa “democracia” o bien está loco o sencillamente se enajena en el alcohol.

  2. Amigo mío, hoy es el colmo de los disparates, ahora dices que el pueblo de Cuba tiene complejo de inferioridad, eso es un error, yo diría de superioridad, no por arrogancia ni autosuficiencia, sino por la superioridad de firmeza que han demostrado ante las acciones de los contrarrevolucionarios que desde cualquier parte han intentado sojuzgar la revolución cubana. Es probable que los fracasos que ha tenido la disidencia cubana les haga verse inferiores, y no es mentira, la vida lo ha estado demostrando constantemente. Realmente ya Eliecer no tiene nada de qué hablar, eso demuestra incapacidad, que imaginación la comparación que hizo, ese problema es universal, por lo tanto será que quiere cambiar todos los gobiernos de una vez, eso puede traerle problemas, después que no diga se siente rechazado, va contra todas las banderas.

    Ah, por cierto, quiero que expliquen como se hace paraq obligar a más de 7 millones de personas, un 88.30 % del pueblo de Cuba a votar de forma obligada. Seguro lo justificas con la inercia.

    • Que como se hace?, es muy simple no es por inercia solamente es por miedo. Un miedo atroz a ser marcados y perder su trabajo que casi siempre está en manos del estado totalitario. Miedo a que sus hijos sean expulsados de las escuelas que también están en manos del estado. En eso menos mal que los norteamericanos siempre estuvieron claros, y siempre evitan que el estado adquiera demasiado poder.

      No nos vengas hacer cuentos de Cuba que todos vivimos allá y sabemos muy bien como se maneja todo, las constantes reuniones donde se analiza cualquier desviación ideológica mantiene ese miedo vivo en las personas. La mayoría ha perdido las esperanzas sobreviven mas que vivir a espera que la biología haga su trabajo y vengan tiempos mejores esa es la verdad. Los jóvenes solo piensan una cosa escapar, escapar por cualquier medio posible por aire aun que se traben los cielos (según Alarcon), por mar aunque este infestado de tiburones y por tierra viajando desde Ecuador por selvas espesas llenas de delincuentes y alimañas.

  3. Biografias NO. Prométele al pueblo lo que vas a hacer por el bienestar de todos, que pagan y han pagado con su ignarancia politica, el desconocimiento de sus derechos, la resignaciòn y su credo vicioso a tantas y largas mentiras y tanta ideologia barata despojàndolos de su libertad y de su elemental derecho a pensar por si mismos. PROMETELES una vida mejor y no tantas Biografias que no cumplen objetivo alguno para el bienestar de la gente. PROMETELES y Cumple. BASTA YA DE FARSA!!!

    • Victor así es muchas biografías llenas de mentiras pero nadie dice como van a mejorar la vida de los ciudadanos, la mayor falsa, este año fue menos gente a votar.

      Iliana Hernández

  4. Pasa en el mundo entero, el límite de controlar tu vida a que alguien más lo haga por ti es casi invisible ¿Se imaginan en mi país con las dificultades de vivienda y económicas que hay? Es mucho más fácil querer permanecer bajo un amo, además historicamente se nos ha enseñado a ser subordinados y cumplir órdenes aunque nos humillen, nos maltraten o abusen incluso de los nuestros. Estas cosas se ven a diario y no solo en mujeres, los hombres también sufren de esto hasta una sociedad entera. Hay que creer mucho en uno mismo para liberarse de situaciones como estas, recuperar la confianza, denunciar, hablar, pedir ayuda se hace un paso gigantezco. En cualquiera de los casos es la misma solución.

  5. Excelente artículo. No olvides además que esa persona (el pueblo) además está encerrada en su casa, sin acceso a la información de lo que le rodea o sin referentes de lo que puede ser mejor para él. Quien domina la información domina al mundo, y quien en este mundo vive en una isla de 12 millones de personas, aislada y sin acceso a los medios, debe pensar que el resto está peor.

Comments are closed.

IP Blocking Protection is enabled by IP Address Blocker from LionScripts.com.