El Partido Comunista de Cuba, ¿Enemigo o rival?

Por Jose Manuel Presol

Muchas cosas han cambiado en Cuba y en el mundo desde el 1 de enero de 1959, fecha en la que nuestra Patria comenzó a verse sumergida en una espiral que parecía arrastrarla hacia un abismo sin fin. Pero ahora, sin lanzar las campanas al vuelo, parece que se enciende una luz de esperanza, que nos dice que se ha tocado fondo y que podemos empezar a pensar en ir, poco a poco, alcanzado niveles de libertad y bienestar de los que hemos sido privados.

No debemos pensar que todo va a ser fácil; como en todo proceso habrá reacciones muy fuertes del poder y de las personas que lo sustentan. Habrán avances y retrocesos. Habrán nuevas violaciones de derechos. Habrá más represión, cárcel y sufrimiento. Pero tenemos dos ventajas que nadie puede quitarnos:

  1. La razón está de nuestra parte.
  2. Ahora la iniciativa, que cada día debe ser más fuerte, es nuestra; son ellos los que están en retroceso.

Y, justo en este momento, es cuando debemos detenernos, sin parar la lucha, para pensar y recapacitar, para elegir el camino que sea más correcto para alcanzar nuestro objetivo: la democratización y libertad de Cuba.

Y, ahora, una de las muchas preguntas sobre las que reflexionar y a las que tenemos que encontrar respuesta es: ¿Es el PCC nuestro enemigo o nuestro rival?

El PCC no es Raúl ni Fidel Castro, ellos solo son los que se han apoderado tanto de la dirección del partido como de la del país.

El PCC está formado por miles de cubanos, como nosotros, entre los que hay oportunistas, aprovechados, demagogos, etc.; también, no nos engañemos, alguno de estos los podremos encontrar en nuestro camino intentando aproximarse y que los aceptemos.

Pero también hay cubanos que están honradamente engañados, a los que hay que hacer recapitular. Hay cubanos que ya no están embaucados, pero que ven el partido como la única forma válida de organizarse y hacer lo que se pueda, a los que hay que hacer ver que el partido no es más que una organización y que hay alternativas.

Hay cubanos, en fin, que piensan sinceramente que el comunismo es la salvación de la humanidad, a los que hay que hacer llegar el mensaje de que el comunismo del s. XXI no es el comunismo cubano actual, que ahí está el modelo de los PC europeos y de otras latitudes que se refundan, cambian de estrategia, rechazan la dictadura del proletariado y aceptan el “juego de las urnas”, que hasta abandonan el nombre de “comunista” o “marxista”.

Con todos ellos hay que trabajar e intentar que, juntos, podamos solucionar, pero no solucionar el plato de arroz para la comida de hoy, que también hay que hacerlo porque es inmediato, sino solucionar que el único problema para tener siempre ese plato de arroz sea que, con el sueldo digno y suficiente que se gane honradamente y sin necesidad de robar al Estado o a quien sea, se vaya a la bodega de la esquina y se compre una libra de arroz y otra de frijoles, un par de aguacates y café y que esto pueda hacerse cada vez que lo necesitemos, y que cuando lleguemos a casa haya agua, electricidad y una cocina con lo necesario para cocinar.

¿A que si lo planteamos así, nos podemos encontrar con muchos de los “de ellos”, que resulta que no son tan “de ellos”?; y sencillamente eso es así porque, como hace poco me dijo un compañero de Somos+, en otro tema relacionado con Cuba: “ellos, nosotros, todos somos víctimas, cada uno a su propia manera, pero todos víctimas”.

¿Cómo? ¿Piensas que ese trabajo no puede realizarse? ¿Crees que con un comunista no se puede hablar?

Yo creo que tú no tendrías inconveniente en hablar, si Dios te lo permitiera, con Fidelcio Ramel, víctima en el transbordador 13 de Marzo, hundido por las FAR, cuando huía hacia Miami para buscar otro horizonte para él y su familia. ¿Verdad que no tendrías inconveniente? Entonces, ¿por qué te resistes a hablar con Fidelcio Ramel, militante del Partido Comunista? Ambos eran la misma persona. La misma persona deseosa de que su familia, y su gran familia cubana, no pasen necesidades.

No se trata de enfrentarnos a ellos, también son cubanos. Se trata de hablar con ellos, precisamente por eso, porque también son cubanos. Se trata de hacer que vengan a posiciones democráticas.

Está claro que no vamos a encontrar una identificación al 100% para solucionar los problemas. Pero no nos fijemos en las diferencias, fijémonos en los puntos comunes que nos pueden permitir trabajar juntos. Aunque solo sea un 1%, trabajemos juntos, ya crecerá el porcentaje.

Todos tenemos mucho que hacer para reconstruir Cuba y Cuba no puede permitirse prescindir ni de uno solo de sus hijos para ser reconstruida.

No buscamos enfrentamientos, buscamos hablar, diálogo. Solo queremos eso: hablar y dialogar. El resto vendrá después.

De ese diálogo surgirá la Nueva Cuba que todos los cubanos queremos, donde todos tengamos nuestro lugar, los comunistas y los que pensamos diferente a ellos. Ese lugar será más grande o más pequeño, pero no estará determinado por los intereses de una oligarquía o de unos líderes rancios.

Estará determinado por el voto libremente manifestado de todos los cubanos que, en su conjunto, decidirá quienes van a estar en su Congreso, en qué proporción, representando qué ideas y, también, quiénes formarán su gobierno.

Entonces ellos y nosotros veremos que ahora, en 2015, es posible hablar y superar diferencias, para que en la Nueva Cuba, todos seamos simplemente rivales, lo que nos permitirá podernos  dedicar pacíficamente a estudiar y trabajar por y para nosotros y nuestras familias y, por supuesto, por y para la reconstrucción.

Dedicarnos a estudiar y trabajar “por todos y para el bien de todos”.

The following two tabs change content below.
Jose Manuel Presol

Jose Manuel Presol

Nací en la capital de “la Tierra más hermosa que ojos humanos vieran”, un 23 de septiembre de 1952. Salí un 30 de septiembre de 1967, con quince años recién cumplidos y, por el horizonte, empezaba a salir el Sol. No he regresado. Estudios superiores, medios o básicos en muchas cosas, fundamentalmente: Economía, Industria Alimentaria, Agroindustria, Finanzas y Gestión de Proyectos, Transporte, Logística. Vicioso de la lectura. Aficionado a la Historia. Miembro de Somos+. Espero volver algún día, mejor dicho: estoy seguro que volveré y que acabaré de ver salir el Sol.

Comentarios con Facebook

comments

4 comments on “El Partido Comunista de Cuba, ¿Enemigo o rival?
  1. Mi opinion es que no se debe excluir a nadie,tube y tengo grandes amigos que pertenecieron o pertenecen al partido comunista de Cuba,son muy buenas personas, que no son mas que victimas, ya que los enrolaron en algo que se disfrazo de bueno,pero que solo tenia el trasfondo de permanecer en el poder de por vida,cada cual se ira excluyendo por si solo,asi funciona la democracia, si no se parte de este criterio, jamás habrá democracia verdadera en Cuba.
    El asunto esta en reacer la constitución,y que exista separación real de poderes,este es el único antídoto,contra las pretenciones de algunos comunistas de perpetuarce en el poder, por eso,la eliminaron desde el principio, al igual que tomaron por asalto los medios,empobrecieron el pueblo, para que no pudiera pensar en mas nada que en buscar la comida para mañana de sus hijos.
    El caso cubano es complejo,y aunque no creo que alguien se lo sepa todo si veo jóvenes con un pensamiento claro,y son ellos los encargados sde crear un mejor futuro para Cuba,recordemos que ante una acción hay una reacción,si somos extermistas,recogeremos en la cosecha, mas extremismo.si sembramos amor,recogeremos amor.

  2. esa es la idea unir y no segregar, atraer y no alejar, si nos llamamos comunistas o democratas o lo que sea no importa si actuamos por el bien de nuestro pais, al final si analizamos, lo que promulgamos no difiere en mucho de lo que planteo fidel en la historia me absolvera como programa de la revolucion, lastima que despues le cambiaron las dos primeras letras por in.

  3. excelente razonamiento esto también es aplicable a las far y el minint donde hay muchos hermanos inteligentes que también se cuestionan la mayoría de las absurdas decisiones que como ordenes bajan de los mayorales de la finca de biran y los vecinos de atabey-siboney y que deben sumarse a la recomendacion del papa no tener miedo algunos seran enviados como agentes pero pueden cambiar de opinion

  4. Un abrazo a los miembros de S+ y a todos los buenos cubanos.
    Un excelente artículo, coincido plenamente con él. Conozco buenos cubanos que son miembros del PCC, ellos quieren lo mejor para la humanidad y los convencieron que el comunismo es lo mejor para todos, donde todos amarán a su prójimo como a sí mismos, eso era lo que pensaba yo y fui miembro de la UJC y del PCC. Pero la naturaleza humana es muy complicada y no tenemos la suficiente conciencia para hacer las cosas bien porque sí. Hay otros miembros del PCC que son unos ladrones, oportunistas, hipócritas, y no tan buenas personas. Pero lo peor de todo es el sistema, que en Cuba no es la dictadura del proletariado, es la dictadura de una elite que cada día se aleja más del pueblo. El sistema económico cubano (que no es comunista) es un total desastre, que un tiempo estuvo guiado por el voluntarismo de Fidel y ahora se está convirtiendo en un hibrido de capitalismo de estado y socialismo ineficiente que tampoco dará resultado. Eso es más que evidente y lo ha demostrado la historia, y países como Rusia y China han recurrido al capitalismo para tener una economía eficiente y próspera.
    En cuanto a lo social y político, existe una élite enquistada en el poder que reprime cualquier intento de cambio o expresión de desacuerdo. Pero el mensaje de Jose Manuel es muy bueno, tenemos que dialogar y sumar a todos los cubanos buenos al bando de los demócratas, ya después tomaran el color que quieran pero que sea por el bien de Cuba y todos los cubanos (estén donde estén), “Con todos y para el bien de todos”.
    ¡¡ LIBERTAD, HERMANDAD Y PROSPERIDAD!!

Comments are closed.

IP Blocking Protection is enabled by IP Address Blocker from LionScripts.com.