Cuba: La Necesaria Reconciliación

CUBARECONC

Por Jorge Ros

Se habla mucho de lograr la reconciliación nacional y creo que ese es el objetivo que la mayoría de los cubanos, tanto de los que viven dentro como de los que viven afuera de Cuba desean.

Pero hay grupos que se oponen a ella y cada uno de ellos tiene sus razones que tienen que ser analizadas y consideradas. Algunas podrán ser válidas, otras podrán ser cuestionadas pero finalmente son sus razones, y tienen su derecho a expresarlas libremente.

Para muchos cubanos de la diáspora, cuando se habla de reconciliación, inmediatamente salen los sufrimientos, las torturas, los maltratos y las violaciones de derechos humanos que muchos de ellos o sus familiares sufrieron en Cuba. Y enseguida mencionan: “yo no puedo olvidar” o “yo no puedo perdonar”.

Es humano pensar así, porque el pueblo cubano ha sufrido y sigue sufriendo demasiado y es muy difícil olvidar. Sin embargo tenemos que estar de acuerdo en que el único actor capacitado para procurar la justicia es un poder judicial independiente, con tribunales perfectamente establecidos y presididos por jueces también independientes. Esos tribunales no existen actualmente en Cuba, por lo tanto aspirar a que se haga justicia de forma inmediata es algo muy difícil, por no decir imposible. El tiempo seguramente permitirá que en Cuba vuelva a existir una división de poderes.

Hacer justicia por propia mano sería venganza y eso es algo que no podemos admitir si queremos sentar las bases para una Cuba democrática, donde se viva bajo un régimen de derecho, y no se condene a nadie sin seguir un debido proceso.

Pero por esta razón, algunos cubanos no estarían dispuestos a sentarse en una mesa con nadie para negociar cambios que lleven a una reconciliación.

Por otro lado, los que pertenecen al gobierno en Cuba, no pueden dar libremente su opinión y tienen que aceptar y apoyar la opinión del número uno, que es la única que cuenta. Tienen que aparentar coincidir con él para conservar la posición que han logrado obtener a lo largo de los años. Es altamente probable que muchos de ellos también deseen un cambio y una reconciliación, pero no pueden decirlo.

La biología ha venido actuando poco a poco y muy pronto una nueva generación formada por cubanos nacidos después de la Revolución estará por primera vez en posiciones de mando y en ese momento podremos saber cómo piensan, nunca antes.

¿Cuáles son las ideas de esos cubanos que crecieron en la Cuba revolucionaria y que vivieron las carencias y el Período Especial, que conocieron de primera mano los procesos que condujeron a la desintegración de la Unión Soviética y que han conocido los cambios en China, y que al mismo tiempo han visto a muchos de sus amigos y familiares irse del país, los han visto triunfar en el extranjero, o que han viajado y han podido comparar como se vive en cualquier país de Latinoamérica con la vida que se lleva en Cuba?

Ellos saben que Cuba era la joya de Latinoamérica porque diariamente ven las ruinas de lo que fue la ciudad más bella del Caribe. También saben que la reconciliación es indispensable porque no podemos seguir viviendo tantos problemas ni mantener por más años una división artificial en dos Cubas: la de adentro y la de afuera.

Hay que acabar con la separación de las familias, con que haya hijos lejos de sus padres y de aquellos que no vuelven a ver a sus hermanos o a sus padres y dejar de criticar a los que ahora, gracias a los cambios en las leyes migratorias pueden hacerlo. ¡Qué bueno que ellos pueden hacer algo que anteriormente nosotros no podíamos!

Hay muchos que dicen que no van porque no le quieren dar dinero al gobierno, lo que es cierto porque cuando uno va, quiera o no le da dinero al gobierno, pero el amor de una madre, el amor a la familia o el amor al hijo que se dejó atrás vale más que cualquier otra cosa. Por otro lado, decir que gracias a los que viajan se va prolongar la existencia del comunismo en Cuba es una falacia.

Llevamos años diciendo que Cuba está en crisis y que ya el gobierno no aguanta más. Llevamos años diciendo que el gobierno va a caer y el gobierno sigue y sigue porque un régimen totalitario no cae ni por situación económica ni por hambre y es demasiado fuerte para que la postura de enfrentamiento de algunos grupos lo haga caer.

Por lo tanto la única posibilidad es una reconciliación y un cambio para que los cubanos hablemos entre nosotros y nos pongamos de acuerdo en trabajar juntos para hacer esos cambios económicos, legales, sociales y políticos que Cuba necesita para convertirse en un país próspero, eliminando de una vez por todas las sistemáticas violaciones a los derechos humanos que tanto nos duelen. Hay que terminar con los actos de repudio. No se puede seguir gobernando a golpes.

Reconciliación y cambio tienen que ir de la mano. No puede haber reconciliación si no hay un cambio y el cambio se tiene que dar tanto dentro como fuera de Cuba. Si ya está en marcha un proceso de normalización de las relaciones entre los gobiernos de Cuba y Estados Unidos, ¿No es posible que los cubanos normalicemos las relaciones entre nosotros? Yo estoy seguro que sí. Sí se puede.

Apoyo el Cambio e invito a todos a subirse al tren de la reconciliación. Súbete tú también porque cada día somos más.

The following two tabs change content below.
Jorge Ros

Jorge Ros

Mi nombre es Jorge Ros, nací en La Habana, Cuba y a mis 14 años de edad, mi familia emigró a México donde estudié Ingeniería Mecánica y Eléctrica. Mi vida profesional se desarrolló en México pero en 1988 decidí emigrar a Estados Unidos y vivo en Miami. Siempre me gustó escribir, por eso en 2011 comencé mi Blog. He escrito en Cubanet y ahora lo hago regularmente en la sección de “Opinión” del Yusnaby Post y en HispanoPost. Y cuando el tiempo lo permite, también escribo para el Blog de Somos+, organización a la que orgullosamente pertenezco.

Comentarios con Facebook

comments

One comment on “Cuba: La Necesaria Reconciliación
  1. Para educarnos y educar en cuanto a RECONCILIACIÓN, es necesario tomar de ejemplo a países que atravesaron por la misma situación y el mejor ejemplo es España y como lidió con este difícil asunto después del Franquismo, hay otros países en que al no enfocar y tratar este trauma de manera satisfactoria, han vivido sangrientas guerras civiles que terminaron o aún atraviesan por carnicerías, destrucción y caótica encrucijada, como por ejemplo países bálticos. No podemos permitirnos caer en este terrible error. TENDREMOS QUE AFRONTAR ESTE FUTURO PROBLEMA POR VÍAS DE LEGALIDAD Y NO TOMANDO EL ASUNTO EN NUESTRAS PROPIAS MANOS. ¡No a la violencia! ¡La violencia crea más violencia e injusticias!

Comments are closed.

IP Blocking Protection is enabled by IP Address Blocker from LionScripts.com.