El acero del acicate no sirve bien para martillo fundador (Parte II)

 

 Por:  Maykel Aledo

Ciento cuarenta y ocho años después de que Carlos Manuel de Céspedes iniciara la Revolución en 1868, avergüenza leer el “Manifiesto del 10 de octubre”, en el que explicó las causas y objetivos por los que se inició la revolución.

Avergüenza comprobar cómo en tanto tiempo hemos avanzado tan poco en muchos de los objetivos por el Padre de la Patria allí expuestos, o para mejor decir, que tanto hayamos retrocedido como pueblo, como nación.

Cuando lo leo, como quien chequea una lista de comprobación de objetivos aún por cumplir, parecieran escritos para el presente, solo habría que donde dice España, poner el régimen cubano. A continuación solo una pequeña muestra:

  • “(…) Nadie ignora que España gobierna la isla de Cuba con un brazo de hierro ensangrentado; no solo no la deja seguridad en sus propiedades, arrogándose la facultad de imponerla tributos y contribuciones a su antojo, sino que teniéndola privada de toda libertad política, civil y religiosa, sus desgraciados hijos se ven expulsados de su suelo a remotos climas (…)
  • “(…) La tiene privada del derecho de reunión como no sea bajo la presidencia de un jefe militar; no puede pedir el remedio a sus males, sin que se la trate como rebelde, y no se le concede otro recurso que callar y obedecer (…)
  • “(…) los cubanos no pueden hablar, no pueden escribir, no pueden siquiera pensar y recibir con agasajo a los huéspedes que sus hermanos de otros puntos les envían (…)

 

El 27 de octubre de 1873, Céspedes es depuesto de la presidencia de la República en Armas por la Cámara de Representantes. Exactamente 4 meses después, – durante los que estuvo primero “preso”, obligado a marchar con la impedimenta y luego “condenado a muerte”, abandonado a su suerte sin salvoconducto, prácticamente ciego, sin la escolta a la que tenía derecho y casi de seguro delatado- revólver en mano, resuelto a no caer prisionero vivo, y herido de muerte, se despeña por un barranco.

Muy triste. También muy triste leer lo que escribe en su diario durante esos 4 meses, muy triste. Siglo y medio ha pasado y pareciera que nada hemos avanzado tampoco cuando leo en el diario de Céspedes, con dolor estas palabras:

“(…) El amor a la patria, el deseo de su libertad e independencia, para muchos no son sino palabras que han aprendido como la cotorra! No reina más que un grosero egoísmo (…)

“(…) La mayor parte está hoy en su elemento. Todo el conato se cifra en conseguir mandos para tener ‘hombres serviles esclavos’ que con su sangre proporcionen seguridad y comodidades y faciliten el sostenimiento del mayor número de queridas posibles. (…)

En tantos aspectos, los detalles de su muerte se me hacen tan parecidos a la Muerte de Martí. Duelen tanto, ideas que ambos escriben en sus diarios en los días previos a sus muertes. No solo son útiles las partes gloriosas de la historia. Hay mucha miseria humana en las luchas por el poder en Cuba, que como pueblo estamos obligados a superar y que solo será posible con una campaña de alfabetización cultural de hondo contenido histórico, ético y cívico.

 

Continuará…

 

[1] Primera parte: http://somosmascuba.com/2016/12/el-acero-del-acicate-no-sirve-bien-para-martillo-fundador-primera-parte/

 

The following two tabs change content below.
Maykel Cesar Aledo

Maykel Cesar Aledo

Nací en 1981, de Artemisa, Cuba. Licenciado en Educación en el ISP: Rubén Martínez Villena. En Cuba ejercí como profesor de Historia, Director de Secundaria Básica y como Director de Preuniversitario. Y durante mis últimos años en Cuba trabajé como Presidente Provincial de la Sociedad Cultural José Martí y como fundador y Vicepresidente del Consejo Nacional de Jóvenes Plaza Martiana ( Consejo disuelto por miedo a la fuerza y debates que iba creando el creciente grupo de jóvenes). Actualmente vivo en la Florida y trabajo como Empresario Independiente, y soy Vicecoordinador del Club cívico del movimiento en el Florida. Decidí formar parte de Somos+, porque es lo más parecido que he encontrado en los tiempos modernos (lógicamente salvando las distancias), con el espíritu del PRC de Martí. Movimiento con visión fresca, renovada y moderna, que va agrupando con fuerza creciente, cientos de miembros y miles de simpatizantes; cubanos de buena voluntad para con nuestra Patria, que andamos esparcidos por todo el mundo. Movimiento que va cobrando, a fuerza de valor y dignidad admirables, espacio con los cubanos de adentro. Movimiento que abre los brazos a todas las generaciones, y en el que a pesar de ser mayoría los jóvenes, ha hecho suya, la convicción martiana, de que no hay más viejos que los egoístas. Y sobre todo, formo parte de Somos+ por varios principios fundamentales: Porque promueve el diálogo, la paz y la reconciliación nacional; porque no es financiado por otros que no seamos nosotros, sus miembros y simpatizantes; porque no acepta ordenes de ningún poder ajeno a sí mismo; porque está de acuerdo con la normalización de las relaciones entre EEUU-Cuba; porque no está de acuerdo con el Embargo impuesto por EEUU a Cuba; y porque se ha decidido no solo criticar y oponerse, sino ser parte del cambio que queremos ver en Cuba. La única forma de obtener resultados diferentes es empezar a hacer cosas deferentes a las que nos han impuesto por más de medio siglo. Es hora de acabar con la política de con unos pocos y supuestamente para el bien de todos y acabar de poner en práctica la fórmula del amor triunfante: !con todos y para el bien de todos!

Comentarios con Facebook

comments


Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de Somos Más.


 

IP Blocking Protection is enabled by IP Address Blocker from LionScripts.com.