No me gusta quedarme a un lado del camino

 

Foto de Ariel Maceo Téllez

 

Por: Gretther Yedra

(Los criterios que aquí se emiten son de la escritora)

Hace pocos días, un lector me preguntaba cuáles serían mis propuestas para reconstruir Cuba. Esto me puso a ordenar ideas, a poner sobre la mesa mis propuestas para una Cuba mejor y posible. Ideas que ya se gestaban desde hace muchos años, y que en estos últimos meses han tomado forma definida gracias a la lectura de los padres de la democracia, la observación de la situación sobre el mundo actual y de Cuba, que por obvias razones no marchan parejas y, finalmente, el análisis propio.

Yo pienso que, luego de ser reconstituido un estado de derecho, deberíamos empezar a educar las mentes de los cubanos para que dejen de ver al Estado como benefactor y padre amado, que “socorre” a sus hijos y los sobreprotege hasta hacerlos inválidos, para comenzar a situarlo en sus verdaderas funciones como lo que únicamente debería ser: un árbitro.

¿Qué implica ver al Estado como árbitro?

En una República el gobierno tiene dos funciones fundamentales y si no las cumple, ninguna otra funciona: proveer Seguridad y Justicia (jueces, cárceles, policías, jurados, juicios, castigos, condenas).

El gobierno debe garantizarles a todos los ciudadanos tres derechos:

  1. Vida,
  2. Propiedad Privada
  3. Libertad.

Si se nos garantizan esos tres derechos, nosotros solos podremos adquirir la salud que deseemos, la educación que más nos plazca, la vestimenta que nos guste, el techo que más nos agrade, etc. Porque nadie va a poder matarnos, robarnos o quitarnos nuestra libertad. Para eso está el Estado: para vigilar, castigar y proteger.

El país, para que avance en el renglón económico, debe liberar la economía de trabas, aislamiento y estatismo. Para que comercies con quien te dé la gana, el producto que te dé la gana y en el país que desees. Sin proteccionismos monopólicos. Sin aranceles. Sin trabas para unos, ni privilegios para otros. Libre del abuso de aranceles, mordidas y sobornos.

Y si ¿Te estafan? o ¿te roban? Entra el Estado a hacer un juicio para defender uno de tus derechos: Propiedad Privada.
Y si ¿Te violan o te asesinan? Entra el Estado a hacer un juicio y castigar al culpable.
¿Alguien intenta prohibirte comerciar, expresarte o moverte? Entra el Estado a juzgarlo y a hacer cumplir la Ley aprobada por todos.

Y me viene a la cabeza una pregunta que me hizo un gran amigo hace muchos años allá en Cuba cuando yo le hablaba de la pobreza espiritual que a veces confundimos con la material: “¿y cuando dices todo eso, no piensas en los pobres?” Claro que pienso en los pobres. Por eso me opongo a la corrupción y al despilfarro del gobierno. Claro que pienso en los pobres. Por eso me opongo al machismo que hace que las niñas no estudien y que las mujeres no puedan trabajar. Claro que pienso en los pobres.

Por eso veo bien el libre mercado donde todo ser humano puede ser emprendedor sin trabas ni prohibiciones. Y porque pienso en los pobres, defiendo lo básico y primordial: La VIDA sin la cual no hay nada, la Propiedad Privada a la que tiene derecho el que suda su trabajo y la Libertad; sin la cual la vida no tiene oportunidades de darse. Por eso me opongo a que el subsuelo sea propiedad del Estado y defiendo que sea de las comunidades para que ellas negocien directamente con minas e hidroeléctricas. Claro que pienso en los pobres. Por supuesto que pienso en los pobres. Por eso promuevo que cada cual se auto eduque. Porque la pobreza mental es la madre de la pobreza material. No viceversa.

Lo que pasa es que yo no pienso en los pobres como unos animalitos salvajes, inútiles e incapaces para salir adelante a los que hay que proveerles de comida y ropa. Tampoco pienso en la pobreza como sinónimo de moralidad ni de bondad. Pienso en ellos como los seres humanos que son. Porque la pobreza, al igual que la riqueza, es una condición en la que un ser humano puede caer y salir en cualquier momento de nuestras vidas. Por eso creo en el empleo como el mejor programa social y no en el asistencialismo de un papá gobierno.

¿Habrá gente que no quiere salir de la pobreza? No lo creo. Pero sí creo que hay personas que no están dispuestas a hacer lo que se necesita para cambiar su actual condición estén donde estén.

En Cuba existe ese mal de fondo que a muchos les hace aceptar las carencias como parte de su “fatídico” destino. Muchos alegan que no nacieron con oportunidades, de que en Cuba –por mucho que se intente-no se “levanta cabeza”. Y con este pensamiento absurdo y derrotista, viven y enseñan a vivir a sus hijos a agarrarse de la excusa de que “como no nacieron con oportunidades”, entonces están destinados a ser unos “don nadie” que jamás salen adelante, o  peor aún, que deben simular y comulgar con el totalitarismo para poder escalar posiciones. Esta mentalidad debe erradicarse para poder lograr una sociedad más colaboradora, que se implique, que verdaderamente se sienta motivada y eche a andar por sí misma.

Debemos, entre todos, hacer que la sociedad cubana deje atrás todo este lastre que los detiene desde hace demasiado tiempo. Y esto lo podremos lograr si y solo si, extirpamos el populismo del ADN cubano, si guiamos nuestros pasos  y nuestras miras a los modelos que mejor funcionen. No es con proteccionismo económico ni con odio a los “imperios” que proyectaremos un mejor futuro.

Los cubanos deben aprender a vivir en libertad. Y cuando digo libertad no me refiero sólo al fin de un sistema disfuncional, no. Debemos aprender a ser dueños de nosotros mismos para promover el cambio, a no esperar de un gobierno más de lo que le toca ofrecernos: garantía de Vida, Propiedad Privada y Libertad. Lo demás debemos hacerlo nosotros mismos. No podemos seguir abriendo la boca para que nos tiren la comida, debemos incorporarnos de una buena vez y salir andando.

El placer de vivir en una sociedad donde las oportunidades se brinden y tú seas el único responsable en aprovecharlas o no, donde el Estado no te diga qué hacer ni qué pensar, donde los escaños se suban por mérito propio y no por coartación, ese placer debemos disfrutarlo –y pronto- cada uno de nosotros, cubanos. Aprender a ser seres individuales, independientes, sin necesidad enfermiza de líderes mesiánicos es palabra de orden cuando se suceda el anhelado cambio. Estos seres son los que mueren satisfechos y sorprendidos de lo que la vida le puede dar a aquellos que están dispuestos a vivirla aprovechándola. El cubano tiene derecho a convertirse en este ser, y a por ello vamos.

 

 

 

 

Si deseas enviar tus comentarios sobre el post desde Cuba, escribe a: comunicaciones@somosmascuba.com. Tus opiniones serán incluidas en el blog.

Para seguir este blog por correo desde Cuba, por favor envía un correo acoordinador@somosmascuba.com. Desde el resto del mundo, ve a www.somosmascuba.com, columna de la derecha, suscribirse a este blog.

 

The following two tabs change content below.
Gretther Yedra Rodriguez

Gretther Yedra Rodriguez

Nací en un pueblo de una hermosa ciudad el veinticuatro de junio de 1982. Crecí y me formé con unos padres que inculcaron en mí, más que amor por la revolución o por los líderes de esta, un inmenso amor a la Patria y a un Martí desconocido por muchos en nuestra Isla. Licenciada en Español y Literatura,  tuve el orgullo de ser maestra y de formar en mis alumnos valores y principios dignos de un ser humano. Creí, como muchos... y también me decepcioné. Una tarde, con mi niño de la mano y un montón de recuerdos, tristezas, inconformidades, algo de desasosiego y otro poco de incertidumbre, me marché de mi patria. Mientras el avión despegaba los versos de José María Heredia se asieron a mi maleta y desde entonces no me abandonan... No sería martiana, y mucho menos cubana si no luchara de algún modo por una Patria Libre. Tengo una fe inconmensurable en el movimiento Somos +, es por eso que desde mis palabras estaré con ellos.
Gretther Yedra Rodriguez

Últimos posts de Gretther Yedra Rodriguez (ver todos)

Comentarios con Facebook

comments

3 comments on “No me gusta quedarme a un lado del camino
  1. Mi propuesta en cambio a la suya no deja de ser simple y a la vez compuesta, mi propuesta se basa en el mejoramiento humano por una parte y anclarse en las bases que ya funcionan y perfeccionar cada día mas, lo que mejor funciona dejarlo y adoptar medidas para aquello que no! Digo que lo mejor funciona porque nada en el mundo es perfecto y cuba tiene su aspecto único, crees tu que quitándole la salud y los estudios gratis el pueblo seguirá a un gobierno futuro? Hasta en los países más desarrollados existe salud y estudio gratis amiga, mi plan para cuba es mejorar lo que funciona, eliminar la corrupción, aumentar las libertades económicas bajo lo establecido por la ley, aumentar los intereses aquellos que perciban mas que otros, desarrollar la industria, sustituir importaciones e aumentar exportaciones,aumentar los obreros ( no todos pueden ser univerditarios, quien desarrolla lo demás? ) aumentar el turismo, mejorar la situación de los profesores y médicos, dejar una sola moneda en el país, solo acá pongo aspectos de mi propuesta, realmente políticamente nunca importará si el resto funciona, creó que debemos adoptar lo positivo del capitalismo y elevar y ampliar el socialismo. Creo que Cuba tiene potencial, y mas sus ciudadanos!!! Otra cosa amiga usted no vive en Cuba o si? Porque usted lo levanto cabeza? Claro siempre ha sido mas fácil emigrar, adentro es donde la cosa se complica!! Saludos

  2. // ¿Y si… //

    … algunos o muchos o la mayoría de los jóvenes llegan a la adultez sin instrucción para ganarse la vida decentemente, sin ser capaces de generar su potencial humano para beneficio de todos y/o desprovistos de principios para la relación con otros de forma harmoniosa y beneficiosa para todos?

    … los padres no dan la atención y trato debidos y necesarios a sus hijos, o los hijos a sus padres cuando son ancianos o desvalidos? ¿O esos ancianos y desvalidos no tienen manera de sostenerse por sus inevitables limitaciones?

    … algunos o muchos se aprovechan de las necesidades de los demás para proveerles productos o servicios a los precios que les parezcan, con la calidad que les convenga, porque no se dispone de otros proveedores, o porque se ponen de acuerdo los proveedores para sacar lo más dando lo menos? ¿O si ocasionan daños al medio ambiente al proveer esos productos o servicios? ¿O si emplean a otros para hacer sus negocios de forma abusiva y/o dañina para los empleados, aprovechándose de que estos no tengan opciones o, de nuevo, de que los empleadores se pongan de acuerdo para aprovecharse de los empleados?

    … los servicios médicos son como un negocio, donde se da lo menos posible a los “clientes” (pacientes, en este caso) a cambio de sacarles lo más posible? ¿O si las personas no reciben la alimentación más apropiada, o la preparación física y mental más apropiadas para que desarrollen una vida lo más plenas y provechosas posibles para ellos mismos y para el resto de la sociedad?

    … el gobierno es controlado de una u otra manera por algunos o muchos manipuladores o con recursos para comprar a los gobernantes, de forma que se benefician, aunque con ello perjudiquen a los demás ciudadanos o al país?

    Hay que tratar que las limitaciones al ciudadano sean las mínimas, pero hay muchísimas que son imprescindibles, para bien de todos. Y es una grande y peligrosa falacia pensar que el individuo puede defenderse de las malas ofertas teniendo la “libertad” de escoger otras cuando es difícil evaluar lo que se le ofrece y/o no existen alternativas.

    Una sociedad humana, un país, una nación, es una institución magnífica porque nos es imprescindible para vivir bien y ser felices, pero es sumamente compleja y no puede ser definida por reglas simples. Se requieren una Constitución y legislación bien fundamentadas y bien redactadas. E instituciones capaces de desarrollar y hacer funcionar y respetar esas legislaciones. Y los gobernantes que dirigen y son responsables de las instituciones. Y los comunicadores sociales capaces de explicar lo que debe hacerse y criticar lo que está mál hecho. Y los maestros que desarrollen bien a niños y jóvenes para todo eso y para que sean padres buenos para todo eso.

  3. en mi opinion su propuesta no es atractiva en absoluto, ojala eliecer y el programa del movimiento al que pertenece realmente propongan algo diferente para el futuro de Cuba, lo que propone es mas o menos un salvese quien pueda, el estado no deberia ser solo para eso, hay servicios vitales como salud y educacion que no deberian privatizarse nunca.

Comments are closed.

IP Blocking Protection is enabled by IP Address Blocker from LionScripts.com.
A %d blogueros les gusta esto: