Good Bye, Lenin

 

Por: Gretther Yedra

Una tormenta de injurias fue la prensa, y lo es aún ahora. Cuando se ensalza aquí, el mundo entero lo oye, pero cuando acá se lapida, las piedras son montañas: y se visten de tal dignidad los periódicos comprados, que da grima creer que pueda haber criaturas con luz en la frente y canas en la barba que por dinero abran a las paseantes, como la mujer de la biblia, esta arca santa de los pueblos, que debe ser la prensa. No hay monarca como un periodista honrado.
José Martí

 

El domingo 28 de mayo, en CubaDebate, fue publicada una declaración de la Asociación de Cubanos Residentes en Venezuela condenando un “acto de agravio” hacia la figura del apóstol en la plaza Chacaíto, de Caracas. Refiriéndose a la figura histórica del Héroe Nacional cubano, el comunicado de la Accreven subraya que Martí ‘nunca se cubrió el rostro para decir su verdad y hasta el sol hubo de iluminarle en el instante aciago de su caída en combate’.

En otro periódico de una provincia de Cuba, el subdirector del medio cuelga la “vil foto” donde se ve a un Martí encapuchado y repite las palabras de la Accreven. Y uno se pregunta si es verdadero amor a Martí o la obligación necia de obedecer al amo que decide los destinos de la prensa en Cuba.

Cuando uno ve tanta información unilateral en los medios de una nación, si en verdad es suspicaz, sospecha. Sospecha e indaga el porqué.

Pero como dijo Jack el Destripador: “vamos por parte”. Todo lo que produce el gobierno es lo que consume el pueblo, ¿por eso es que muchos lo llaman dictadura?, ¿porque solo se escucha la voz de (El Jefe), y todo está dirigido por él? Pudiera ser.

Desde inicios de los terribles sesenta, los dueños de los medios tenían que someterse a lo establecido o simplemente desaparecían. Fidel Castro y sus adeptos se encargaron de “limpiar con rastrillo” cuanto medio incómodo se les pusiera por delante.

Cierre de Diario de la Marina y auge de Hoy. Allanamiento de Prensa Libre y bombo y platillo para Revolución.

El 15 de junio de 1960 Fidel Castro celebró el Día de la Libertad de Prensa. Un año después de aquella fiesta con Fidel en las instalaciones de Bohemia, la enloquecida turba FIDEL tomó por asalto los talleres y las oficinas de la revista. Miguel Ángel Quevedo se asiló en la Embajada de Venezuela. Se suicidó en Caracas en 1969. Así, como operación relámpago, actuó Fidel con los medios informativos de nuestro país apenas llegó al poder.

Durante todo el tiempo que en la colmena ha imperado la voz, el periodismo cubano y los otros aspectos de la vida nacional han estado sometidos al férreo régimen de seis décadas en las que se han  utilizado los mecanismos a su alcance para mantener y afianzar el poder.

Manejo de temas sociales, económicos y políticos. Durante muchos años ha existido un lavado de cerebro colectivo, que ya anda en decadencia gracias a la relativa apertura de internet y a otros medios alternativos que difieren del periodismo oficialista. Es por ello que ahora el estado anda tras los pasos de “periodistas incómodos” sean nativos o extranjeros, les da igual la presa que sea mientras puedan silenciarla.

Yo me asombro de la mediatización colectiva y cómo llega  esta hasta lo ridículo y cito, como ejemplo que cuando el país es afectado por una epidemia x, por más escandalosos que sean los casos, se tiene que publicar que todo está bien, perfecto. Y si no hay cosecha de papa de todas formas se “sobrecumple” el plan. Por esos rumbos tan ominosos anda el periodismo en Cuba.

Aunque la gente se esté muriendo de enfermedades, como sucede en otros países del mundo, hay que decir que todo está bajo control.  Las estadísticas también son manejadas al antojo de los mercaderes de verdades y bajo designio real del stablishment.

Y el domingo precisamente, se lanza CubaDebate a denigrar a los jóvenes que están dando pelea en Venezuela, ese país hermano que se desangra ante tanto vejamen, ante tanta desvergüenza. La Accreven se levanta furiosa y saca la foto de un Martí con el rostro tapado; pero lo que CubaDebate no cuenta es que a Martí lo enmascaran porque lo sienten parte de la lucha, porque hoy son miles de Martí que se lanzan a la calle por una patria libre de dictadores. Como Bolívar luchó alguna vez en épocas pasadas por la América libre, estoy segura de que hoy Martí estaría en las calles, con los encapuchados, arengando a su gente.

Pero eso CubaDebate lo omite, porque, cómo le explica a su pueblo (el cubano) que en Venezuela no es “la oposición mercenaria” la que está en las calles, sino el pueblo cansado de pasar hambre y necesidades bajo un gobierno corrupto que los oprime y los envuelve.

Antiguamente la gente en Cuba repetía lo que escuchaba y se sentía orgullosa de su país. Ya sea porque formaban parte de la estructura o por ingenuidad, o simplemente, porque lo creían de buena fe. Hoy no es el caso, hoy están los voceros papagayos que repiten hasta el cansancio noticias totalmente fuera de contexto, para convertir una mentira en rotunda verdad. ¿Y no es eso, acaso, lo que hace “la prensa sensacionalista de Miami” y que tanto critican los ideológicos del PCC en sus plenos y reuniones? Pregunto. Y si alguien sabe que me dé respuesta.

Recuerdo a un gran amigo periodista, que ya hoy está lejos del Ministerio de la Verdad orwelliano, que siempre tenía un terrible  temor a equivocarse, porque las equivocaciones con el PCC no eran buenas.

Es increíble cómo no recuerdan a Martí cuando habla sobre el verdadero periodista, y se indignan ante un acto de homenaje de una joven generación. Llegan hasta a manipular la noticia para fomentar el odio de los cubanos dentro de la isla, pues saben que la mayoría vive dentro de una burbuja y solo tiene acceso al NTV y al Granma. Y esa técnica para manipular ya es viejita, la nomenclatura la aprendió de los mejores: los rusos. Incentivar el odio de las masas hacia un enemigo invisible, siempre ha sido la carta de triunfo del gobierno cubano.

Y ahora yo les pregunto, mis queridos periodistas ¿Saben qué sucederá cuando llegue el día en que Cuba cambie con respecto a la libertad de prensa y la expresión? Bueno, pues a ustedes los cubrirá un manto de vergüenza por toda la bazofia que han tenido que escribir, haciéndole el juego a la parcialidad gubernamental y por no permanecer del lado del deber. Y les recuerdo que el deber de todo periodista es estar del lado de la verdad, por dura y áspera que esta sea.

Hay que luchar por mantener un clima de libertad, aunque sea excesivo, ya que para mí la libertad nunca será demasiada, pero para quienes la consideren así, es más conveniente la represión.

¿Manipulación en Cuba? Sí. Mucha.

El periodista de tiempos futuros dentro de Cuba debe estar atento a cualquier asomo de limitación de la libertad de prensa, teniendo como visión lo mismo que sucede hoy con el gobierno cubano y lo negativo que es cuando no se pueden decir las cosas como son.

Falta un camino largo por recorrer. Pero tengo una fe inconmensurable en que los periodistas del mañana serán mucho más honestos, veraces e imparciales que los de ahora.

Da vergüenza ajena saber que hace solo unas horas, en un periódico de Cuba, mi tierra, se distorsionó un acto de honor hacia nuestro héroe nacional para defender los intereses de un tirano: Nicolás Maduro. No escamoteen las verdades ni maquillen fechas, al final terminaremos diciendo: Good Bye, Lenin.

 

The following two tabs change content below.
Gretther Yedra Rodriguez

Gretther Yedra Rodriguez

Nací en un pueblo de una hermosa ciudad el veinticuatro de junio de 1982. Crecí y me formé con unos padres que inculcaron en mí, más que amor por la revolución o por los líderes de esta, un inmenso amor a la Patria y a un Martí desconocido por muchos en nuestra Isla. Licenciada en Español y Literatura,  tuve el orgullo de ser maestra y de formar en mis alumnos valores y principios dignos de un ser humano. Creí, como muchos... y también me decepcioné. Una tarde, con mi niño de la mano y un montón de recuerdos, tristezas, inconformidades, algo de desasosiego y otro poco de incertidumbre, me marché de mi patria. Mientras el avión despegaba los versos de José María Heredia se asieron a mi maleta y desde entonces no me abandonan... No sería martiana, y mucho menos cubana si no luchara de algún modo por una Patria Libre. Tengo una fe inconmensurable en el movimiento Somos +, es por eso que desde mis palabras estaré con ellos.
Gretther Yedra Rodriguez

Últimos posts de Gretther Yedra Rodriguez (ver todos)

Comentarios con Facebook

comments


Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de Somos Más.


 

2 comments on “Good Bye, Lenin
  1. Estoy seguro, completamente seguro que, hoy, Martí, nuestro Martí, estaría en las calles de Venezuela enfrentándose a la tiranía chavista y que se cubriría con una capucha para protegerse de los represores y que con orgullo llevaría la bandera venezola en sus manos o en su camiseta.

    Y estoy seguro, porque Martí, nuestro Martí, simplemente estaría librando una batalla contra el mismo que oprime al pueblo cubano, y estaría trabajando organizando la necesaria unidad para que el Pueblo cubano sienta despertar las ansias de libertad que tiene dentro de él, y organizando el día en que con la bandera de la estrella solitaria en sus manos, y otra capucha cubriendole el rostro, tome el camino desde la calle Paula, donde nació, hasta El Malecón para unirse a cientos, a miles, de cubanos y, desde allí, marchar hasta El Capitolio y proclamar nuestra nueva Independencia.

    • Ya somos dos los que estamos seguros. Y créeme, no estamos solos en esta firme creencia. Te abrazo y te admiro. Siempre.

Comments are closed.

IP Blocking Protection is enabled by IP Address Blocker from LionScripts.com.